jueves, 20 de diciembre de 2018

Terminales de mástiles

¿Qué forma conviene?


Por Miguel Carrillo Bascary

Cuando hablamos de Vexilología y de Ceremonial solemos concentrarnos en el tema específica de cada disciplina, pero olvidamos otros aspectos que inciden en forma directa o indirecta en el acontecer de cada día.

Tenemos muy presente el alto que costo que implican las banderas y también constatamos dolorosamente la facilidad con que se desgarran por jugarretas del viento que las precipitan sobre los terminales de los mástiles.


Por correlato con las astas de las banderas de ceremonias el elemento que remata los mástiles se asocia a la lanza, cuando en realidad es totalmente inadecuado.

El asta era en su origen una verdadera arma que servía al abanderado para repeler a un atacante que procuraba privarlo de la enseña que portaba. Por este motivo los topes de las divisas de la Infantería, devenidas en las banderas de ceremonias adoptaban forma de lanza, espontón, alabarda y de otro tipo de armas blancas. Era razonable.


Por otra parte, los accesorios que hoy llamamos mástiles, tuvieron por función señalar una posición fortificada o identificar a un navío, de allí que también se los llame “palos”. Para estos usos no se necesita un remate aguzado, aunque en muchos casos la fantasía y hasta la presuntuosidad defina formas que son verdaderas obras de arte.


Pero vamos a lo práctico, donde el ceremonialista siempre se verá afectado por la burocrática “falta de presupuesto”, por lo que la duración de las banderas es un factor clave para la correcta presentación del ámbito en que deben lucir.

Es aquí donde el cuidado de los paños es fundamental, por esto la recomendación es lógica: si empleamos terminales de mástiles redondos o lenticulares, las posibilidades de que se desgarren son infinitamente superiores a que si utilizamos modelos con aristas y filigranas.


Nada más evidente. Nada más sencillo.

Una pena, porque hay terminales realmente magníficos, en otros casos, su usencia da un resultado tan mezquino como poco atractivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario