miércoles, 14 de diciembre de 2016

Banderas de Navidad /
Christmas Flags

Por Miguel Carrillo Bascary




Caracterización

    Este tipo de enseñas se inscriben en la categoría de banderas conmemorativas pues manifiestan las vivencias respecto de un acontecimiento significativo para una comunidad. En el caso se trata de un acontecimiento prácticamente universal, como la Navidad, la venida de Cristo a la Tierra, la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo que siendo Dios se hizo hombre en un momento histórico determinado; naciendo de una Virgen para dejarnos su mensaje de salvación y años más tarde morir por amor a toda la Humanidad para después resucitar como preanuncio de nuestra vocación de eternidad.

    Como la Navidad es un acontecimiento venturoso, hay quienes clasifican las banderas alusivas entre las enseñas festivas, una sub-especie de las conmemorativas.

      Más allá de estas caracterizaciones hoy queremos estudiar estas banderas que, por lo menos en Latinoamérica nos resulta tan extrañas. En esta región por lo general solo se reconocen las banderas estatales; de minorías étnicas o nacionales y, en menor medida las que representan a diversos movimientos sociales o políticos; parcialidades deportivas; más recientemente, como una demanda del marketing han aparecido enseñas corporativas (de empresas); pero las de naturaleza conmemorativa son francamente excepcionales.


Origen

    Como manifestación de una cultura las “banderas de Navidad” nacen en el hemisferio Norte, particularmente en los Estados Unidos y el Canadá, se afianzan, se extienden a Europa, se desarrollan particularmente y se van extendiendo lentamente a otras regiones del mundo. Significativamente la cuenca del Mediterráneo permanecería al margen de este fenómeno, al menos según la información de que disponemos.
  
Significado
      
     En sí mismas este tipo de emblemas expresa un mensaje de alegría; de esperanza; de hermandad entre los hombres; en algunos casos el mensaje religioso resulta explícito; en otros se mediatiza mediante diversos símbolos y, por supuesto, también se traduce en un medio propio de la sociedad de consumo que motoriza al comercio propio de estas épocas.


Análisis particularizado

   La tradición del Santa Claus tiene su máxima expresión en la mercantilizada Norteamérica, por esto el famoso viejecito es tema central para elaborar banderas. En algunas, su imagen es más tradicional; en otras se simplifica; ya se encuentre solo o acompañado de sus inefables renos y su correspondiente trineo.





     También hallamos que ciertos personajes adhieren a la Navidad vistiendo ropajes propios de la fiesta o asumiendo actitudes características. Aquí vemos a los populares Mickey; Minnie y la familia Peanuts.



     La referencia a una "Feliz Navidad” (Merry Christmas) llega ser un mensaje práticamente excluyente, como resulta de las siguientes imágenes:

 



     En otras la referencia a la fiesta se concreta con otros íconos alusivos (el pino; la guirnalda, en nuestro ejemplo) y aún de forma netamente cromática, asumiendo que “los colores de la Navidad” son el rojo, el blanco y el verde.



     

    También las banderas nacionales pueden asumir una notable caracterización con leyendas o imágenes navideñas; una práctica que es inadmisible en muchas naciones cuya legislación sacraliza a su símbolo y no concibe que pueda otorgársele un aire acorde a la Fiesta. Aquí vemos dos casos: Inglaterra y Finlandia.



  
     Al respecto, la bandera del Líbano incorpora como emblema central el perfil del cedro que caracteriza a esta nación desde hace milenios. En el caso este árbol se nos presenta engalanado con las clásicas bochas de Navidad.



     Las banderas estatales de E. Unidos se asocian a la Navidad. Donde más se hace presente que la Navidad es bienvenida es en la adaptación de las enseñas que identifican a estos estados, donde los escudos que portan se adaptan a las tradiciones. Presentamos aquí un ejemplo y prometemos desarrollar un post específico que estudie específicamente un fenómeno tan particular y descontracturado. Se trata de la bandera oficial de Nueva York; a su izquierda aparece rediseñada al “estilo navideño”; haciendo gala de una enorme e ingenua creatividad.


     La mercantilización y el sentido profano de la Navidad justifican la aparición de banderas que llaman a reflexionar sobre el real significado de la celebración que obviamente alude al nacimiento del “Niño Dios”. Las siguientes tres enseñan así lo demuestran:


   Obviamente también existen banderas que representan explícitamente el magno nacimiento en el contexto del pesebre de Belén. Mostramos varios ejemplos:


     En forma no tan explícita encontramos otras imágenes hechas banderas que se refieren a la Navidad como un momento de sublime paz. En la siguiente hallamos la bíblica imagen del león junto al cordero. 


    En la siguiente el valor que expresa la serenidad y el colorido de la imagen elegida transmiten por sí mismo el sentido de paz.


    El propósito de revalorar a la Navidad con su lógico centro en el “Niño Dios”, integrando a Santa como un personaje tributario del reconocimiento propio del Divino Infante se plasma en aquellas banderas que señalan lo que la tradición norteamericana llama “Santa’s first stop” (primera parada de Santa Claus). Este significativo mensaje muestra el reconocimiento del alegre abuelo conmovido ante la majestad del Niño en el pesebre de Navidad. En un próximo post proporcionaremos mayores referencias sobre este hermoso símbolo.

     En las tradiciones del hemisferio Norte han diversos imágenes y animales simbólicos asociados a la Navidad. Ellos determinan el uso de las banderas que exponemos:





     Si bien el uso de las “banderas de Navidad” simplemente parece haber sido manifestar el espíritu de la fecha a través de diversas imágenes culturales, hallamos que otras se constituyen en mensajes de bienvenida para los parientes y amigos que concurren desde lejanos lugares para festejar la fiesta en familia:



    Otra funcionalidad expuesta en algunas banderas sería “mostrar a Santa Claus” que en determinado hogar reina un espíritu acorde y que por lo tanto es bienvenido en su clásica parada para dejar regalos a los niños que allí habitan.



  
Formas de exhibición

     Hay que atender que las condiciones climáticas del hemisferio Norte pueden ser tan crudas que el frío y la nieve justifiquen la especial forma de colocar las banderas que vemos en las dos últimas fotografías, en donde la enseña se estampa sobre una superficie rígida y sobre soportes ligeros, como forma de destacarlas al visitante de la casa; es lo que se conoce como "garden flag".



    Es obvio que lo usual será mostrarlas izadas en un mástil o como ornamento de escaparates y centros comerciales.


  
    También puede colocarse en astas u otros elementos de un porch.


Construcción

  Como no se trata de banderas formales la imaginación y la creatividad justifican su confección masiva a cargo de negocios especializados en la materia, como resultan ser la mayoría de los que aquí mostramos; pero también pueden elaborarse a mano, con elementos simples que cabe hallar en todo hogar. Más aún, esta tarea puede ser una muy agradable como forma de preparar el espíritu navideño donde los mayores de la casa armen una bandera con sus niños. La habilidad puede dar un resultado muy vistoso, como el primer ejemplo que aportamos, o algo más sencillo, como el segundo; pero sin dudas ambos son muy significativos.


Resultado de imagen para porch christmas flag     Las  laa 
     Las modernas técnicas de ploteo y similares hoy permiten que si se encuentra una imagen que nos guste, podemos plasmarla en un banner para colocar en nuestra casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario