martes, 10 de noviembre de 2015

Cuando una bandera se transforma en amenaza

Un  susto  que  pudo  traer  consecuencias

Serie: Errores en el Ceremonial
  
Es evidente la desesperación del funcionario ubicado en segunda línea que nada pudo hacer para evitar la caída de la bandera  (foto: Infobae)

Por Miguel Carrillo Bascary

Armar un escenario que incluya banderas no es para improvisados. Más aún, hay que extremar todos los cuidados.

Para muestra basta la siguiente secuencia fotográfica. Como se verá la situación pudo tener serias consecuencia para la integridad física de la Presidente de la Nación Argentina o para su jefe de gabinete, para fortuna de ambos todo quedó en la anécdota.

El hecho ocurrió nada menos que en el salón de conferencias de la Presidencia de la Nación (en Casa Rosada), lugar del que su titular gusta hace uso de la palabra y que también se utiliza para la firma de actos de gobierno. En la oportunidad estaba flanqueada por el entonces jefe de gabinete Jorge Capitanich y su ministro de Economía, Kiciloff.
Las imágenes son más expresivas que mil palabras.

El Ministro de Economía observa estupefacto pero no atina a proteger a su jefa que aún no advirtió el peligro

Lo peor ha pasado, el asta cayo en el único lugar donde no podía lastimar a las autoridades.

Mientras tanto, que el Jefe de Gabinete permanece ajeno al incidente


La cosa termina con un lógico gesto, pero pudo tener consecuencias impensadas para la Primera Mandataria (fotos obtenidas de "Clarín", edición digital)


No hay comentarios:

Publicar un comentario