martes, 6 de octubre de 2015

LAVADO DE BANDERAS ¿SÍ o NO?, todo un clásico

  
M. T. de Alvear y Azcuénaga (Bs. Aires) – 18 de enero 2008


¿Podemos lavar las banderas?

Es una de las preguntas más reiteradas en cuanto curso de Ceremonial Vexilológico se realice.
La respuestas es categórica . . . ¡ SÍ !
Cuando sus condiciones lo reclamen las banderas deben lavarse para restablecer su integridad física y para mantener la dignidad del estado; de la organización o de la entidad que las presentan. ¡El honor y la gloria de la Bandera argentina no se van con el agua y el jabón, están inscriptos en la Historia y en cada corazón!

Existe una sola excepción, que consagran las costumbres castrenses: cuando a consecuencia de haber estado en combate y que por eso estén manchadas con la sangre de quienes supieron defenderlas a tan alto precio; así lo consagra el debido respeto por el sacrificio consumado. También el polvo de las campañas y, antiguamente, los restos de pólvora (cuando se usaba la pólvora “negra”, vale la redundancia), también son timbres de honor que merecen conservarse.
Por esto la regla general es, que sólo las banderas militares no se lavan; para que su aspecto recuerden la crudeza de la guerra a quienes las miran.

Efecto de tizne que genera un disparo de pólvora negra sobre una bandera.
Reproducción de la bandera del Tercio de Cantabros y Montañeses de Bs. Aires perteneciente a la asociación de recreación histórica Agrupación de Recreación Histórica Argentina (http://www.granaderos.com.ar)


¿Las banderas bendecidas, pueden lavarse?

Otra vez la respuesta es SI, absolutamente. La bendición que prevé el ritual católico obviamente ¡no se va con el agua! Lo increíble es lo extendida que está tan errónea concepción.
Como demostración en contrario basta observar que los lienzos (corporales) que el sacerdote emplea en la celebración de la Eucaristía (la misa) y que se ponen en contacto con el cuerpo sacramentado de N. S. Jesucristo, se lavan con toda naturalidad. Para ello se emplean ciertas delicadezas definidas por los usos religiosos.


Para tranquilidad de todos

Al menos en nuestro país, no existe, ni ha existido alguna vez ley o decreto, que haya prohibido lavar la Bandera argentina. Es un error pensar lo contrario.
En consecuencia tampoco hay alguna norma que establezca sanciones por lavar nuestra Enseña nacional. Hacerlo no es una irrespetuoso; todo lo contrario, lo inadecuado es exhibir banderas con el paño teñido por del smog ciudadano.


Una posible explicación

Cabría explicar la extendida costumbre de entender que las banderas de uso civil no podían lavarse en que desde antiguo se emplean hilos metálicos para bordar el Sol y/o las inscripciones aplicadas del paño (esto fue común en los establecimientos escolares hasta el año 1950). Al contacto con el agua el metal se oxidaba y manchaba la franja blanca (excepto que fuera oro). Por otra parte, al fregar el paño los hilos metálicos del bordado solían quebrarse; deslucían la integridad del Sol y contribuían a rasgar la tela. En la actualidad el uso de hilo dorado sintético ha eliminado este factor negativo.


Otra causal; el costo

Tanto en la Antigüedad clásica, como en el Medioevo y en la Edad Moderna las banderas eran privativas de reyes; dignatarios; corporaciones o ciudades que se representaban materialmente en ellas. Por eso solían ser de gran riqueza; llevaban aplicaciones de metales preciosos e incrustaciones de pedrería; lo que demandaba paños densos, también ellos de gran costo. Como los pigmentos con que se teñían carecían de la firmeza de los actuales; la decoloración era una dolorosa realidad. Obviamente que esto desaconsejaba lavar las banderas. Podemos ver aquí otra causal para que se divulgara la costumbre que   comentamos.

                   
Riobamba y Tucumán (Bs. Aires) – 4 de enero 2008

Consejos para el lavado:
  • Si la bandera tiene cierta antigüedad y la tela está reseca, deberá descartarse toda posibilidad de lava pues puede desintegrarse.
  • Si resulta necesario lavar una bandera de ceremonia debe confiársela a un servicio especializado para que le realice una limpieza en seco.
  • De no ser posible, deberá lavarse a mano; con agua fría; sin frotar la tela. Jamás en un lavarropa, pues lo más probable es que el centrifugado afecte los bordados; desprenda hilos metálicos y ellos rompan la fibra de la trama.
  • Adoptar el mayor cuidado posible, para que el Sol (o cualquier otro elemento aplicado) no se dañe (especialmente si está bordado)
  • No tenerla mucho tiempo en remojo pues esto incrementa la posibilidad de que los colores destiñan.
  • No estrujar el paño; dejarlo secar desplegado; con toda el agua y si es posible a cubierto de los rayos solares.
  • No extender la bandera a la intemperie, como si fuera una prenda más del ajuar doméstico


              Las imágenes que presentamos nos hacen reflexionar que estas no son las mejores condiciones para poner a secar una bandera

Algo más …

Es casi imposible que las banderas de izar expuestas por largas semanas en un contexto urbano puedan recuperar su higiene, aún después de numerosos lavados. Digo “casi” porque quizás sea factible que luego de decenas de intentos pueda obtenerse algún resultado aceptable; pero entiendo que el esfuerzo no compensa. 
En definitiva, el smog penetra tan íntimamente en las fibras que el trabajo de removerlo deviene poco menos que imposible.


Disposición esclarecedora

       En 1999 el Gobierno nacional dictó el Decreto Nº858 intentando: establecer los colores y materiales de la Bandera Oficial de la Nación y de la Escarapela. La norma tenía un defecto de base, establecía un item en materia de su elaboración (el tipo de "celeste") que por entonces podía satisfacer un solo proveedor, lo que de hecho establecía un monopolio. El siguiente presidente de la Nación dispuso derogarlo por medio del Decreto 233/ 2001. Sin embargo en su anexo la norma establecía el siguiente mandato: “La Bandera Oficial de la Nación deberá presentarse permanentemente en perfecto estado de conservación e higiene, para lo cuál se procederá al pertinente proceso de limpieza, dispensándosele el condigno respeto”.

         Tan clara disposición evidenció una decisión política que vino a clarificar suficientemente, no solo la posibilidad de lavar las banderas; más aún, marcó el imperativo de hacerlas limpiar si fuera necesario. De esta manera el criterio general que preside este post quedó expresamente validado. La evolución normativa posterior no inhabilita lo dispuesto por cuanto al respecto se produce lo que en Derecho se denomina una ultra actividad de la norma.



Concluyendo

Toda bandera debe emplearse en plenitud de integridad física y de colores, sin signos mayormente visibles de desgaste; manchas u otras evidencias de afectación. Las razones de estas demandas están en su misma naturaleza, las banderas se usan para ser vistas y para representar a una entidad corporizada en ellas.

Creo que estos criterios pueden ilustrar la temática; pero como es factible que alguna persona no coincida, la invito para que me hagan llegar sus observaciones. Todo intercambio abierto, franco, de buena fe y realizado con altura resulta enriquecedor.



Miguel Carrillo Bascary 



Nota: las notables fotografías que ilustran este post fueron tomadas de http://www.findelmundo.com.ar/gloriayhonor El Proyecto "Gloria y Honor" generado por Gustavo Romano  invitamos a los lectores a consultar 

7 comentarios:

  1. Donde puedo mandar a limpiar una bandera de ceremonia en el ambito de la capital federal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier buena tintioreria realizara la limpieza en seco de tu bandera de ceremonia.

      Eliminar
  2. Cuesta creer que nuestra Bandera Argentina se exiban mugrientas y a veces rotas en edificios públicos. Todos los países que conozco las muestran implecables a exepcion de la Argentina.Esa historia del porque no se lava es por un invento de vagos argentinos. Ultimamente se han dejado de ver los dias patrios en edificios privados. Para muchos argentinos las banderas que muestran son de los equipos de foot-ball cuando ganan.

    ResponderEliminar
  3. La Bandera Nacional Argentina y la Bandera de la Provincia de Buenos Aires deberá presentarse en perfecto estado de conservación e higiene, para lo cual se procederá al pertinente proceso de limpieza o lavado.
    >Ley 14438, art.10, Inciso i)
    http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/l-14438.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le contaba a Grs, que hace tiempo hice un curso de Ceremonial y Protocolo, con un profe muy conocido
      Se lavan las banderas. Sólo no se hace con las que hayan sido manchadas con sangree, en batalla.!!! Mucha gente no lo sabe!!! Es lógico si no se difunde nos quedamos con lo aprendido en la escuela!!!
      Besitos a los tres!!!

      Eliminar
  4. Muchas gracias mis queridos compatriotas. Tengo mi bandera Argentina que necesita lavado, y por haber recibido un comentario erroneo dudaba en hacerlo. Ya procederé a hacerlo con mis manos y mi corazón ultranacionalista. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Celebro tu muy razonable preocupación. Nuestra Bandera merece todo el respeto. Te invito a proponerme temas de tu interés. Cordial saludo.

    ResponderEliminar