sábado, 24 de octubre de 2015

ASÍ  SE  CANTA  EL  HIMNO     ¡con el corazón! 

Vamos los Pumas !!!!!!!!!!

Por Miguel Carrillo Bascary

     Los Pumas cantando el Himno nacional argentino antes del partido en el que triunfaron sobre Irlanda 43 - 20 Rugby World Cup; Inglaterra - 2015 (foto de Aníbal Greco, tomada de diario "La Nación")


Para escuchar y ver el Himno nacional cantado por los Pumas clikear en https://www.youtube.com/watch?v=WNQ0Oc9l7mc



Seguidamente se transcribe la nota firmada por RICARDO ROA, tomada de diario "Clarín", 20 de octubre de 2015 



Cuando Los Pumas cantan el Himno

No hace falta ninguna comparación. El Himno que cantan Los Pumas emociona y se hace entender

Hay muchas maneras de cantar el Himno. Pocas tan intensas y emocionantes como la de Los Pumas. No cantan el Himno por obligación, como pasa en los actos públicos. No lo cantan como parte de una fiesta, al estilo de los hinchas de fútbol. Y menos lo cantan como los jugadores de fútbol, que en general no lo cantan: quedan indiferentes, encerrados en su mundo.

Los Pumas empiezan con el Himno: ése es el primer acto del equipo. En el Himno se abrazan, se hacen uno. Están unidos cantando. Así juntan fuerza. Se emocionan y dejan que esa emoción sea visible. Aunque no se entienda el rugby o se entienda poco, no importa: cuando los Pumas cantan el Himno emocionan.

Se les nota el agradecimiento y el orgullo de estar ahí. Lo cantan hacia el corazón, para ellos, no para la TV. Y establecen una comunicación única con el que está frente a la pantalla o en las tribunas.

El rugby es un juego raro para nosotros. Hay que avanzar pero la pelota se pasa hacia atrás y hasta se tira afuera para poder avanzar. Los goles se llaman intentos (tries) y las formaciones mauls y rucks. Se precisan jugadores de distinta destreza: muy fuertes para empujar el scrum, altos para dominar los líneas, hábiles para distribuir el juego y veloces para atacar.

Como en todo juego se gana y se pierde. Pero en el fútbol, al menos entre nosotros, alimentamos la confusión de que se juega solo. Tendemos a exigir el triunfo perpetuo, una manera de pensar que no incluye y desprecia al perdedor.

El sistema del rugby aquí es amateur. Se profesionalizó un poco y hace poco y los jugadores de elite que juegan en el exterior cambian de equipo como en el fútbol. Pero el dinero no ha opacado ese jugar para competir de corazón cuando juegan para la selección.

Es un modelo diferente también con las reglas y la autoridad, que no se discute. Y se juega casi sin teatralizar faltas. En uno de los partidos de la primera ronda del mundial, el árbitro galés Nigel Owens sancionó al full back escocés por fingir. Le dijo: "si querés zambullirte de nuevo esperá unas semanas hasta que vuelva el fútbol".

La mayoría de los argentinos sabe poco o muy poco de rugby. Pero siente orgullo de Los Pumas. Es el espejo de una Argentina posible, unida, coordinada, racional. Que disputa y hasta le gana terreno a los grandes. Es una Argentina real. No todo está arruinado por la corrupción y por la violencia. Parece sencillo: la clave está en el equipo. 

La gran estrella son todos juntos. Por eso cantan el Himno tan unidos y de un modo que conmueve. Y sin relatos ni engaños, avanzan. Y así importa menos que a veces no ganen.






No hay comentarios:

Publicar un comentario