miércoles, 22 de febrero de 2017

Uso de modelos incorrectos del Escudo Nacional argentino 

Por Francisco Gregoric




Nuestro Blog se enorgullece de presentar este post elaborado por el reconocido vexilólogo y diseñador Francisco Gregoric, autor de importantes contribuciones a la Vexilología. En el mismo nos recuerda las pautas legales establecidas oportunamente para el diseño del Escudo nacional argentino; nos advierte sobre la difusión de un modelo usado asiduamente por diversos estamentos del Estado, que se aparta notoriamente del patrón reglamentario. Finalmente, plantea la necesidad de que el Gobierno Nacional observe fielmente el diseño oportunamente definido. Coincidimos totalmente con sus conclusiones.


Introducción

El Escudo Nacional argentino comenzó a utilizarse a principios de 1813, como sello de la Soberana Asamblea General Constituyente. El primer modelo conocido se encuentra en forma de lacre sellado en la carta de ciudadanía otorgada a Francisco de Paula Saubidet, el 22 de febrero de 1813 (hace exactamente 204 años).

Lacre sellado en la carta de ciudadanía de Francisco de Paula Saubidet
(22 de febrero de 1813)
Foto del Archivo General de la Nación

Sin embargo, desde 1813, estos sellos o escudos se representaron con diferencias de detalles, de un ejemplo a otro: cada artista lo interpretaba empleando su propio estilo. Los elementos constitutivos del escudo eran los mismos, pero variaban los detalles en el rostro del sol, o la cantidad y forma de sus rayos. Ocurría lo mismo con la posición de los brazos, la forma del gorro o la cantidad exacta y forma de las hojas en las ramas.

Esta falta de unidad en el diseño empeoraría a lo largo del siglo XIX, cuando el escudo fue representado, tanto por artistas argentinos, como extranjeros, de muchas maneras diferentes, y en diversos soportes como papel moneda, acuñación de monedas, monumentos, edificios, publicaciones oficiales, etc.

El problema fue advertido desde fines del siglo XIX y hubo algunos intentos de unificar el modelo exacto, pero la estandarización no se terminó de lograr.


El modelo patrón legislado en 1944

En la década de 1930, ante la falta de unidad en los detalles de diseño de la Bandera Nacional, el Escudo Nacional y la Banda Presidencial, se formó una comisión que asesoraría al Estado, para fijar las características inalterables de los símbolos. En los años que siguieron se profundizó el tema. Una de las figuras más destacadas en estas investigaciones fue Dardo Corvalán Mendilaharsu, uno de los máximos expertos en símbolos patrios de todos los tiempos.

Los trabajos de Corvalán Mendilaharsu se aplicarían en un proyecto de ley, presentado en 1943, sobre los Símbolos Nacionales que no llegaría a aprobarse, y posteriormente, en el Decreto 10.302 del 24 de abril de 1944, que constituyó la legislación más completa del tema hasta esa fecha.

En el caso particular del Escudo Nacional, y con el objetivo de unificar la gran variedad de modelos existentes, se planteó volver a los orígenes mismos del símbolo, empleando para ello el modelo que aparecía en el sello de lacrar utilizado por el gobierno desde principios de 1813. Este diseño aparece en la, ya mencionada carta de ciudadanía otorgada a Francisco de Paula Saubidet en febrero de 1813.

En su artículo 5º, el Decreto 10.302 dice claramente que “En adelante se adoptará como representación del escudo argentino, la reproducción fiel del Sello que usó la Soberana Asamblea General Constituyente de la Provincias Unidas del Río de la Plata, el mismo que ésta ordenó en sesión de 12 de marzo de 1813, usase el Poder Ejecutivo.”


Modelo patrón establecido por el Decreto 10302 de 1944

Este ha sido el modelo empleado por el país durante décadas. Asimismo, ha habido casos de ilustraciones con errores, pero esto no es atribuible a problemas del decreto en sí o del diseño elegido, sino a los ilustradores puntuales que reprodujeron algún detalle incorrectamente.


Modelo usado “de hecho” actualmente

Pese a estar claramente definido el modelo, en la actualidad, el Estado Nacional viene empleando una forma de escudo que no respeta la legislación de 1944.

La historia de este modelo incorrecto comenzó en 2000, durante la presidencia de Fernando de la Rúa, cuando el Poder Ejecutivo proyectó un Manual de Identidad Visual del Gobierno de la Nación. Este manual definía diversos detalles de las publicaciones del gobierno, como colores, tipos de letra, etc.

Además, el manual creó esta nueva versión del Escudo Nacional rediseñando, modificando y simplificando sus partes. El emblema conserva sus atributos (los dos campos azul celeste y blanco, el sol, los brazos sosteniendo la pica con el gorro de la libertad y las ramas), pero modifica todos sus detalles de manera absoluta. Estos cambios no están legislados y significan el incumplimiento del Decreto 10302 anteriormente citado.


Comparación de escudos

Debe señalarse que, si bien algunos aspectos relativos a la Bandera Nacional del Decreto 10.302 fueron modificados por legislaciones más recientes, en el caso del Escudo Nacional sigue todo vigente.

Para mayor detalle en la comparación del escudo legal de 1944 con el empleado, en los hechos, desde 2000, presentamos una tabla con los detalles del cambio.


ESCUDO LEGAL
(Decreto 10.302 de 1944)
Escudo empleado en los hechos

Diseño general

Reproduce modelo original de 1813
Creación nueva

Colores


Mitad superior color celeste

Mitad superior más oscura

Sol


Líneas en la frente
21 rayos visibles
(11 rectos y 10 ondulados)
Los ondulados van alternativamente en sentido horario y antihorario



Sin líneas en la frente
19 rayos visibles
(9 rectos y 10 ondulados)
Ondulantes en el mismo sentido

Gorro frigio



Pequeño con borla



Grande sin borla

Brazos y manos



Antebrazos con manos pequeñas



Manos enormes con muñecas

Cinta patria



Diseño reproduce modelo de 1813



Diseño sintetizado y simplificado

Ramas



Las hojas en las ramas aparecen en grupos de cuatro
Hojas separadas de la elipse



Las hojas no aparecen agrupadas

Hojas apoyadas en la elipse

Desde su aparición, la imagen incorrecta se ha ido difundiendo en muchos ámbitos del Estado. Hoy en día se ve a este “nuevo” escudo en los atriles desde donde hablan autoridades nacionales, como el Presidente de la Nación, Ministros y Secretarios de Estado. También aparece en las urnas de votación durante las elecciones nacionales, en los sitios web y publicaciones oficiales y en la cartelería institucional del Estado Nacional en la vía pública (esto incluye Presidencia de la Nación, Ministerios y Secretarías de Estado).

El modelo nuevo también ha comenzado a aparecer en los nuevos diseños de billetes circulantes en el país (serie de papel moneda conocida en Numismática como “Tenemos Patria”; que comenzó en 2012, y serie actual de billetes con fauna autóctona, que comenzó en 2016). Para comparar la versión correcta contra la incorrecta del escudo, basta con comparar dos billetes: uno de diseño previo a 2012 contra uno más reciente.


Modelo erróneo en Wikipedia

La enciclopedia virtual Wikipedia publica para esta fecha (febrero de 2017), otra imagen incorrecta del Escudo Nacional que tampoco respeta el Decreto 10302 de 1944. Esto se nota, especialmente, en la forma del sol y en las dos ramas de laurel.


Comparación de escudos


Lamentablemente, algunas oficinas del Estado Nacional han tomado el modelo incorrecto de Wikipedia y lo emplean institucionalmente. Un ejemplo de esto es la web del Boletín Oficial de la República Argentina.


Conclusiones

La versión del escudo que actualmente emplea el Estado Nacional fue diseñada en 2000 y, claramente, no se ajusta a la legislación vigente (Decreto 10.302 de 1944).

Lo mismo se puede decir de la imagen tomada de la enciclopedia virtual Wikipedia que emplean algunas oficinas estatales.

El Ministerio del Interior (responsable del tema de los símbolos nacionales dentro del ámbito del Estado) debería intervenir y solucionar este tema, para así cumplir con la legislación vigente. Habría que recuperar, y volver a emplear, el modelo patrón legislado en 1944.

Además, como ya señaláramos anteriormente, la citada imagen de 1944 no fue elegida, en su momento, por casualidad o capricho, sino por ser una “reproducción fiel”, como dice el decreto, de un modelo original de 1813 (agregándole colores), y no una creación moderna.



Bibliografía

Cánepa, Luis: Historia de los símbolos nacionales argentinos, Editorial Albatros, Buenos Aires, 1979.
Corvalán Mendilaharsu, Dardo: Los Símbolos Patrios: Bandera - Escudo - Himno Nacional. De la HISTORIA DE LA NACION ARGENTINA, editada por la Academia Nacional de Historia, tomo VI, sección 1a (Capítulo III), Imprenta de la Universidad, Buenos Aires, 1944.
Fernández, Belisario y Castagnino, Eduardo Hugo: Guión de los Símbolos Patrios, Ediciones La Obra, Buenos Aires, 1962.
Perazzo, Alberto Rubén: Manual de vexilología universal. Legislación de los símbolos nacionales argentinos. Catálogo Vexilológico, 2ª Edición, Editorial Dunken, Buenos Aires, 2008.
Pezzano, Luciano: Las Primeras Monedas Patrias y los Orígenes del Escudo Nacional, Centro Filatélico y Numismático de San Francisco, Córdoba, 2015.
Pillado Ford, César: “El Escudo Nacional”, en Papeles de Archivo, Archivo General de la Nación, Buenos Aires, 1942.
Quesada, Héctor C.: El Escudo Nacional, Archivo General de la Nación, Buenos Aires, 1933.
Seco, José Armando y Bose, Walter B. L: “El Escudo de la Asamblea de 1813”, en Anuario de Historia Argentina, Año 19, Buenos Aires, 1942.
Soto, Lucio R.: “El Escudo Argentino. Su verdadera y exacta reproducción”, en revista El Hogar, Nº 2624, Buenos Aires, Mayo de 1962.

No hay comentarios:

Publicar un comentario