sábado, 24 de octubre de 2015

ASÍ  SE  CANTA  EL  HIMNO     ¡con el corazón! 

Vamos los Pumas !!!!!!!!!!

Por Miguel Carrillo Bascary

     Los Pumas cantando el Himno nacional argentino antes del partido en el que triunfaron sobre Irlanda 43 - 20 Rugby World Cup; Inglaterra - 2015 (foto de Aníbal Greco, tomada de diario "La Nación")


Para escuchar y ver el Himno nacional cantado por los Pumas clikear en https://www.youtube.com/watch?v=WNQ0Oc9l7mc



Seguidamente se transcribe la nota firmada por RICARDO ROA, tomada de diario "Clarín", 20 de octubre de 2015 



Cuando Los Pumas cantan el Himno

No hace falta ninguna comparación. El Himno que cantan Los Pumas emociona y se hace entender

Hay muchas maneras de cantar el Himno. Pocas tan intensas y emocionantes como la de Los Pumas. No cantan el Himno por obligación, como pasa en los actos públicos. No lo cantan como parte de una fiesta, al estilo de los hinchas de fútbol. Y menos lo cantan como los jugadores de fútbol, que en general no lo cantan: quedan indiferentes, encerrados en su mundo.

Los Pumas empiezan con el Himno: ése es el primer acto del equipo. En el Himno se abrazan, se hacen uno. Están unidos cantando. Así juntan fuerza. Se emocionan y dejan que esa emoción sea visible. Aunque no se entienda el rugby o se entienda poco, no importa: cuando los Pumas cantan el Himno emocionan.

Se les nota el agradecimiento y el orgullo de estar ahí. Lo cantan hacia el corazón, para ellos, no para la TV. Y establecen una comunicación única con el que está frente a la pantalla o en las tribunas.

El rugby es un juego raro para nosotros. Hay que avanzar pero la pelota se pasa hacia atrás y hasta se tira afuera para poder avanzar. Los goles se llaman intentos (tries) y las formaciones mauls y rucks. Se precisan jugadores de distinta destreza: muy fuertes para empujar el scrum, altos para dominar los líneas, hábiles para distribuir el juego y veloces para atacar.

Como en todo juego se gana y se pierde. Pero en el fútbol, al menos entre nosotros, alimentamos la confusión de que se juega solo. Tendemos a exigir el triunfo perpetuo, una manera de pensar que no incluye y desprecia al perdedor.

El sistema del rugby aquí es amateur. Se profesionalizó un poco y hace poco y los jugadores de elite que juegan en el exterior cambian de equipo como en el fútbol. Pero el dinero no ha opacado ese jugar para competir de corazón cuando juegan para la selección.

Es un modelo diferente también con las reglas y la autoridad, que no se discute. Y se juega casi sin teatralizar faltas. En uno de los partidos de la primera ronda del mundial, el árbitro galés Nigel Owens sancionó al full back escocés por fingir. Le dijo: "si querés zambullirte de nuevo esperá unas semanas hasta que vuelva el fútbol".

La mayoría de los argentinos sabe poco o muy poco de rugby. Pero siente orgullo de Los Pumas. Es el espejo de una Argentina posible, unida, coordinada, racional. Que disputa y hasta le gana terreno a los grandes. Es una Argentina real. No todo está arruinado por la corrupción y por la violencia. Parece sencillo: la clave está en el equipo. 

La gran estrella son todos juntos. Por eso cantan el Himno tan unidos y de un modo que conmueve. Y sin relatos ni engaños, avanzan. Y así importa menos que a veces no ganen.






LA BANDERA DE NUEVA ZELANDIA (Aertearoa). Un debate entre la Cruz del Sur y el helecho plateado.

por Miguel Carrillo Bascary

Entre el 20 de noviembre y el 11 de diciembre los neocelandeses votarán los cinco diseños seleccionados como opción para definir su bandera nacional.

Hacía varios décadas que diversos grupos de opinión venían impulsando el cambio, por entender que la tradicional bandera de Nueva Zelanda (Aetearoa como la llaman los revisionistas en idioma maorí) solía ser confundida con la de Australia; además se consideraba que su diseño guardaba una imagen similar a las enseñas de las colonias del Imperio Británico. Por otra parte, no resultaba representativa de la cultura maorí. El debate se acentuó en los años de 1970.

         
                        Nueva Zelandia                                         Australia

        Pero para comprender mejor la cuestión debemos remontarnos en el tiempo y referirnos a un elemento vegetal. Kyle Lockwood nos habla sobre la identificación de los neocelandeses con el "silver fern" (helecho plateado, latín: Cyathea Dealbata; Ponga: maorí) característico de la flora isleña:

"Era 1853, y el barco de la Royal Navy HMS Sparrow (Gorrión) estaba anclado en New Plymouth. Sus marineros desafiaron a la guarnición local del ejército a un concurso de tiro con rifle en el polígono de Rewa Range. Los hombres del ejército local decidieron tomar una hoja de helecho que crecía en el lugar y la colocaron en el bolsillo de la camisa de sus uniformes, como una especie de talismán. El equipo ganó el concurso y desde entonces se consideró un símbolo de buena suerte, comenzando así la tradición"

        El emblema se difundió en las unidades militares de ese origen a partir de 1889, durante la guerra que el Imperio Británico sostuvo para ocupar las repúblicas boers de Sudáfrica. 


Insignia de los contingentes de Nueva Zelanda en la Guerra Boer (1899 -1902)

        Ya la selección de rugby de Nueva Zelanda, se habían identificado desde su primera gira internacional (por Australia) en 1884, con una camiseta azul ornamentada con un helecho dorado; pero desde 1893 se sustituyó oficialmente el color del distintivo por el blanco. 


NZ cap, c.a. 1893

      En la gira internacional realizada por Europa y Estados Unidos (1905/ 1906) apelaron al color negro, manteniendo el silver fern sobre el corazón. Aún se estaba lejos de sospechar la repercusión que tendría años más tarde cuando la selección de rugby pasó a conocerse como los All BlacksProgresivamente, todos los representativos deportivos de Nueva Zelanda adoptaron esta combinación como uniforme.


        En 1987  los All Blacks ganan el primer Campeonato Mundial de rugby oportunidad en que la combinación del negro y el silver fern logró una difusión a nivel mundial. Desde entonces se transformó en un sello característico que identificó a Nueva Zelanda, particularmente en el mundo del deporte. 






La aceptación del diseño determinó que en 1998 la ministra de Asuntos Culturales, Marie Hasler, promovió sustituir la bandera en uso por otra con el diseño que se exhibe más arriba, inmediatamente logró la adhesión de un importante número de ciudadanos (particularmente entre los deportistas), a lo que se sumó la primer ministra Jenny Shipley.

        En el año 2004  el empresario Lloyd Morrison creó un fideicomiso que permitió generar el portal www.nzflag.com, destinado a motorizar el cambio. Las razones para el cambio están muy bien definidas en www.nzflag.com/lettertopress.cfm Según el vexilólogo Antonio Martins el grupo NZFlag promovió una variante estilizada del diseño de Hasler que seguidamente se reproduce y que personalmente nos parece excelentemente lograda; se debe a la inspiración del periodista Cameron Sanders.



El Plan de Estrategias para el Turismo -2010, enfatizó la conveniencia de modificar la bandera oficial para acentuar la identidad de Nueva Zelanda y diferenciarse con Australia.

        Una de las promesas electorales del actual primer ministro neozelandés, John Key, era convocar un referéndum para sustituir eventualmente la bandera actual a fin de borrar el pasado colonial y reforzar la identidad del país

La recepción de propuestas se inició formalmente en el 2014 y se concretó en 10.292 diseños. Algunos carecieron de toda seriedad (ver: www.adnradio.cl/noticias/sociedad/fotos-los-28-peores-disenos-para-la-nueva-bandera-de-nueva-zelanda/20150810/nota/2887325.aspx Si después de observarlos les parecen espantosos, no se asombren, hay otros aún más feos y disparatados) Sin embargo, la mayoría evidenció gran creatividad, aunque hubo llamativas coincidencias a partir de algunos parámetros comunes resultados de valores e imágenes representativos compartidas por la generalidad del pueblo.

Tan alto número evidencia un sano espíritu de participación cívica, ya que sumaron su aporte desde niños de escuela primaria hasta diseñadores de gran trayectoria.

Un jurado preseleccionó 40 diseños que presentamos seguidamente, para ello tuvieron en consideración los siguientes que expresaron así:

"Una gran bandera debe ser distintiva y tan sencilla que pueda dibujarla un niño de memoria. Una gran bandera es atemporal y comunica de forma rápida y potente la esencia del país que representa. Una bandera debe tener suficiente dignidad como para ser apropiada en todas las situaciones en que los neozelandeses puedan verse representados. Debe comunicar a todos los kiwis (neocelandeses)"

 










 









De entre ellos, el Jurado eligió cuatro, a los que el Parlamento agregó un quinto (el  el del triángulo rojo), lo que suscitó numerosas críticas (ver: https://actualidad.rt.com/actualidad/186722-ira-ingreso-bandera-diseno-nazi-nueva-zelanda)  Las volutas (koru en maorí) aluden al brote del silver fern; elemento que en otros diseños se dibuja en forma completa; la Cruz del Sur se mantiene en número significativo; solo un diseño mantiene la Union Jack, si bien se modifica en el característico estilo maorí y se imprime sobre fondo negro; por lo demás, los actuales colores se repiten asiduamente, junto con el negro.

     
                                                                                                       
          

     Este cuarteto será sometido a votación popular en las próximas semanas. Sus respectivos fundamentos y mayores referencias pueden consultarse en https://www.govt.nz/browse/engaging-with-government/the-nz-flag-your-chance-to-decide/the-five-alternatives

      En marzo de 2016, el diseño que triunfe en la consulta se confrontará,  con la actual bandera de Nueva Zelanda; que también posee un importante número de partidarios, por lo que el resultado de la compulsa es de dudoso resultado.



 La hoy bandera oficial data de 1869 pero se adoptó oficialmente por ley del 12 de junio de 1902; incorpora la Union Jack británica junto a la constelación de la Cruz del Sur. Fue diseñada por Albert Hastings Markham, quién más adelante se convirtió en un destacado explorador ártico, llegó al grado de almirante y fue hecho caballero por la Corona. 

        Por mayores referencias consultar: www.crwflags.com/fotw/flags/nz_hist4.html#blue1 y www.nzflag.com/history1902.cfm

La opción que sea más votada quedará oficializada como símbolo de Nueva Zelanda.

        De momento, es evidente que la Cruz del Sur y el Helecho plateado compiten para identificar al pueblo de Nueva Zelanda; mientras que en el campo de los colores la lucha se circunscribe al negro en oposición a la combinación del rojo, el azul y el blanco.