lunes, 17 de agosto de 2015

La isla de los Fuegos y su bandera

El vuelo del Albatros (de la Tierra del Fuego a Nueva Zelanda)



Por Miguel Carrillo Bascary

En mayo de 1999 se abrió el concurso para definir una bandera que identificara a la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. El jurado se expidió mediante dictamen del 29 de septiembre de 1999. De los treinta y tres proyectos fue elegido el diseño que la arquitecta Teresa Martínez presentó bajo el seudónimo de “Albatros”.

Cuando me llegó el modelo pidiéndome asesoramiento vexilológico sobre la propuesta no pude menos que asombrarme por su originalidad; el contorno de la Isla Grande, el perfil sugerido del ave que lo designaba, proyectándose hacia la “Cruz el Sur” (clara alusión a las regiones australes); el celeste de los espacios marítimos que componen el territorio y la combinación de colores, que aluden a nuestra Enseña nacional; adicionando el naranja con se identifica la presencia humana argentina en el continente antártico (*). Obviamente, que la recomendación fue positiva. Poco tiempo más tarde la ley Nº458 (noviembre de 1999) aprobó su oficialización como bandera oficial de la citada provincia.

Avatares políticos demoraron mucho la puesta en ejecución de la ley. La Gobernación fueguina me había hecho el honor de consultarme como asesor en Vexilología tarea que concreté en la lejanía de mi ciudad, por eso tuve la dicha de ser invitado a la ceremonia oficial de su primer izamiento, que se concretó en el mástil ubicado frente a la Intendencia de Ushuaia, un claro día de sol, donde el frío daba tregua tras varias jornadas verdaderamente gélidas. Era el 1º de junio de 2004, día en el que cada año se conmemora la provincialización (fue establecido por la ley Nº7 de 1992)
Cuando la brisa comenzó a desplegar la bandera alguien de los presentes exclamó “¡Vuela!”. Era verdad, al parecer nadie había reparado que cuando el paño flameaba proyectaba al Albatros con un dinamismo sorprendente que muy bien recordaba su vuelo del ave.
Con la difusión posterior se verificó la alta valoración que esta bandera merece entre los vexilólogos de todo el mundo. Su diseño es muy original; sus colores llamativos y contrastantes; el simbolismo muy rico y ajustado a la realidad de esta provincia argentina; la más austral de nuestro territorio.

Hace pocas semanas acaba de terminar el plazo para presentar propuestas para el concurso que definirá la nueva bandera de Nueva Zelandia. Despertó gran entusiasmo entre sus nacionales, como que se recibieron más de 10.292 diseños. Entre ellos encontramos tres, donde el albatros es decidido protagonista.



1) “Albatros”; diseñado por: Nick Wilson, de la Costa Oeste. La síntesis de su fundamento nos cuenta de un albatros en vuelo, signo de buen augurio para la cultura polinesia; la constelación de la Cruz del Sur punteada en blanco y rojo que significan la cultura británica.



2) “Se eleva sobre …” (Soarin Above), de Ant Johnson, también de Waikato. Su autor nos hace saber que el albatros real es llamado “Toroa” en lengua maorí; en la bandera se eleva recordando aproximadamente la forma del territorio neozelandés. El azul representa al océano; el blanco y el negro son los colores deportivos nacionales. El negro alude al cielo (Ranginui) y el blanco de las alas a la paz y la luz.


 3) “Nuevo comienzo (Fresh Start) de Richard Oliver, de Waikato. El azul representa el océano que circunda a Nueva Zelanda; el verde su fértil tierra. El ave en vuelo se proyecta hacia adelante; representado el espíritu libre y aventurero de los isleños. “El simbolismo intemporal del conjunto representa un nuevo comienzo para una nación multicultural”, afirma Oliver.

Concretando

Es evidente que en los tres proyectos presentados al concurso de Nueva Zelanda manifiestan coincidencias notables con el adoptado en 1991 como bandera de la Tierra del Fuego. En los dos primeros la referencia es mucho más marcada, pero en “Albatros” la correspondencia es realmente pasmosa.

Ignoro si los autores citados conocieron el “Albatros” de Teresa Martínez. En todo caso el uso de esta ave para representar dos regiones insulares tan parecidas, pero ubicadas cada una en las Antípodas es muy apropiada.

En todo caso corresponde el mérito a Teresa Martínez haber plasmado su inspiración en una bandera oficial. Ninguna de las propuestas neocelandesas fue seleccionada entre las 40 que eligió el jurado para la etapa final del concurso.


(*) Argentina es el país que acredita mayor tiempo continuo de ocupación en la Antártida, desde el 22 de febrero 1904 (Orcadas). El sector argentino es parte de la provincia con capital en Ushuaia, reconocida por ley nacional de 1991.


No hay comentarios:

Publicar un comentario