sábado, 20 de enero de 2018

Banderas con leones 
Parte 2

Por Miguel Carrillo Bascary

III.- Banderas con un león pasante:

Imperio de Etiopía

Ducado de Bragatuni, Ásia Sud Occidental

Imperio de Iran

Insignia del gobernador general de Canadá

Sri Lanka, en este caso el estilo del león es netamente asiático

Curioso caso el de Tibet, donde dos leones aparecen enfrentados

Serenísima República de Venecia y hoy de la región homónima en Italia, donde el león prefigura al evangelista San Juan, en forma acorde a la tradición cristiana. Por esto aparece auroleado y con el libro del evangelio abierto.

Frisia Occidental, provincia de los Países Bajos

Región de Baja Normandía, Francia

Estandarte real británico

Provincia del Príncipe Eduardo, Canadá

Provincia de Nueva Brunswick, Canadá

Saint Pierre et Miquelon, comunidad de ultramar, Francia

 Compañía del África Oriental Alemana (Tanganica), una de las tantas empresas coloniales (1885-1895) que actuó en forma prácticamente independiente en la región

Cantón de Thurgau, Suiza, los leones son pasante pero el corte del paño los presenta en una extraña posición

viernes, 19 de enero de 2018

Banderas con leones 
Parte 1

Por Miguel Carrillo Bascary


En el imaginario humano el león (phantera leo) ocupa un sitio preferencial, pero su apreciación nos ofrece aspectos positivos y negativos.

Se lo representa como el paradigma de la realeza, la fuerza; la resistencia a todo dominio; su vigor sexual y otras características similares. Incluso Cristo ha sido representado con la figura de un león.

También se lo señala como un bicho sanguinario; implacable; feroz; egoísta.

En al fondo del pensamiento atávico del hombre primitivo el león era temido como depredador y admirado por su fortaleza y poder.

No llama la atención entonces que la figura del león fuera incorporada como pieza de heráldica de alto rango, campo en la que se lo presenta tanto en posición rampante como pasante; muy raramente acostado (sentado) y excepcionalmente yaciente. Aún pueden señalársele otras connotaciones de detalle.

Las banderas también toman al león como motivo de sus diseños. Pretender recopilar los cientos que contienen a esta gran felino en sus paños sería una tarea sin objeto.

Con este post iniciamos una serie de tres entregas en donde se brinda un panorama suficientemente ejemplificativo.


I.- Banderas con león rampante

Es la posición tradicional, que plantean una referencia directa al diseño netamente heráldico.

Divisa del antiguo reino de Castilla y León, hoy adoptada por la comunidad autónoma del mismo nombre.

Bandera real de Escocia

Bandera real de Noruega

Enseña civil del Gran Ducado de Luxemburgo

Región de Holanda Meridional, Países Bajos

Región del Chablais Saboyano, Francia

Región de Flandes, Bélgica

Ducado de Limburgo en el siglo XIX



Región del Franco Condado, Francia

Provincia de Limburgo, Bélgica

Provincia de Flandes Occidental, Bélgica

Municipio de Limburgo, Bélgica


Ittre, municipio de los Países Bajos

Hamoir, municipio del distrito de Huy, Bélgica

Municipio de Valenciennes Francia

Ciudad de Lyon, Francia


II.- Banderas donde el león rampante aparece cargado sobre una bandera:

Ciudad de León, España

 Isla de Alderney, Reino Unido
Ciudad de Jerusalén, que porta un escudete con el “león de Judá” sobre el fondo el Muro del Templo


lunes, 15 de enero de 2018

El valor de saber preservar

Por Miguel Carrillo Bascary


La pieza

La sensibilidad de dos amigos dotados de una especial sensibilidad hizo que pensaran en quién esto escribe para depositar en mis manos una pequeña pieza, de escaso valor económico pero de un enorme significado testimonial.

Se trata de un mini-banderín de raso negro, de 12 por 7 centímetros, que lleva estampada en amarillo una imagen estilizada del Monumento Nacional a la Bandera. La cartulina que la contiene alude a su inauguración, ocurrida el 20 de junio de 1957, con lo que acredita ya sesenta años de su confección.

Por razones personales he tomado conocimiento de innumerables recuerdos de aquél histórico día en que los argentinos saludamos a nuestra Bandera con la satisfacción de haberle dado el digno sitial que merecía recordando su creación, aquí en la ciudad de Rosario, en el lejano 27 de febrero de 1812.

El valor de la pieza que les presento radica en su originalidad, sus características son absolutamente únicas. Seguramente se imprimieron miles pero también es cierto que se deben conservar muy pocas unidades. La familia de Miriam Bürki y de Juan Solari supo preservar amorosamente este testimonio; les estoy enormemente agradecido de que me hayan considerado digno de difundirlo por este medio y de preservarlo por un tiempo más, el que me quede.


Reflexión

Cuando los hechos pasan, cuando el tiempo se hace sentir, aquél testimonio que guardamos para recordar pareciera perder valor, particularmente en la consideración de aquellos que no fueron parte de la circunstancia que se quiso memorar.

Así, insensiblemente se pierden testimonios invalorables del pasado que hacen a nuestra propia identidad social.

Cuando la ley de la vida se lleva a un ser querido son muchos los objetos que deja atrás que en muy pocos casos son valorados por quienes los suceden. Se olvida aquel proverbio que dice “lo que unos desprecian para otros es un tesoro”.

En esta época de aceleración de la Historia y de nuestras propias historias personales el espacio doméstico se comprime en forma exponencial. ¡No hay lugar para guardar lo necesario! Menos aún para lo que no sabemos por qué guardamos o por qué guardaron los que nos antecedieron.

Deberíamos hacer un esfuerzo, todos. Si no podemos o no queremos guardar algo, intentemos al menos que llegue a quién pueda valorarlo. Así cimentaremos nuestra historia social.

¡Muchas gracias amigos! Que el ejemplo dado se reproduzca por miles. Son muchas las instituciones o en su caso las personas que saben apreciar un legado. Quizás muy pocos merezcan estar en un museo, pero sin dudas merecen que se den a conocer para preservar, para reconstruir las arenas del tiempo pretérito.

viernes, 12 de enero de 2018

“Escudo  Radiológico del Bicentenario”

Por Miguel Carrillo Bascary
  



Recorriendo el ciber espacio suelen aparecer imágenes de una originalidad pasmosa, prueba de esto es la que aquí presentamos.

Fue elaborada por las doctoras María Amelia Rodríguez Puig y Mercedes Caspi, médicas especialistas en diagnóstico por imágenes  que al momento de presentar su obra se desempeñaban en el hospital “El Carmen” (OSEP) de la provincia de Mendoza (Argentina) participantes del “XIII Congreso Internacional de Diagnóstico por Imágenes” (2010) organizado por la “Sociedad de Radiología y Diagnóstico por Imágenes de la Provincia de Córdoba donde recibieron el primer premio como mejor fotografía del evento.

Como el Sol del Escudo nacional está “humanizado” las autoras usaron una imagen del cerebro humano para representarlo; mientras que, como era previsible apelaron a otra, formada por dos manos que se unen tal como figuran en el símbolo nacional argentino. Lo notable es que está tan bien trabajado que la cisura interhemisférica remite a la nariz y dos sombreados laterales hacen de "ojos".

Desde la Heráldica estatal podemos señalar un notable acierto de las autores: haber tomado para su composición el modelo oficial del Escudo argentino, tal como fuera definido por el Decreto nacional Nº 10.302/ 44; lo que no suele ser habitual, ya que es muy común que se descuide este rigor formal en las propuestas artísticas.

Esta peculiar forma de hacer arte tuvo expresión en otros trabajos presentados a ese Congreso, para cuya observación remitimos a http://congreso.sordic.org.ar/xiii

Reproducimos seguidamente una imagen cuyo autor no se da a conocer, que también se presentó al evento desde la ciudad de Resistencia (Chaco), lleva por título “Vuelo de libertad”. En él se optó por un aplauso ofrecido a la escarapela conmemorativa del bicentenario del primer gobierno patrio argentino. Como se observa, es de notable factura.






miércoles, 10 de enero de 2018

Banderas y botellas; una propuesta en acción

Por Miguel Carrillo Bascary



La ya clásica puja entre españoles y catalanes tiene múltiples expresiones en em campo de la Vexilología. Por su curiosidad quiero presentarles la novedosa concepción del estudio de diseño “La Fonda Gráfica” de Oriol Piferrer.

Su imaginativa obra “De Bandera”, obtuvo un laus de bronce (tercer premio) en la edición 2014 del prestigioso concurso de la “Asociación de Directores de Arte y Diseñadores Gráficos”, con sede en Barcelona.

La propuesta invita al consumidor a mantener la integridad del packaging del producto, tal como puede adquirirlo en una tienda; pero la novedad consiste en la posibilidad de adaptarlo a sus ideas o preferencias políticas transformando el aspecto general que remite a la bandera de España, en una enseña catalana.



Esta definición al alcance del bebedor tiene una aparente naturaleza lúdica, pero también contiene toda una definición ideológica.

El autor partió de un vino rosado que aportó su color y le adicionó una etiqueta en amarillo, con lo que se genera un efecto visual que remite a la bandera de España.

A esta base Piferrer le agregó un troquelado que con su sola presencia invita a desprenderle varios segmentos, con lo que se forman las clásicas barras de la enseña catalana, bien que en formato vertical.

  
Lejos de tratarse de un ejercicio plástico, la obra de Piferrer está al servicio de la comercialización de los vinos provenientes de una selecta bodega catalana que la implementó en sus productos durante el 2012; sin embargo su originalidad la ha llevado a ser exhibida en diversos foros, como en la exposición “Catalunya Creativa” o en la “Disseny Hub” de Barcelona.


 Conclusión

Vemos así que la Vexilología y las opciones que plantea se reflejan en un producto de consumo masivo aportando una creatividad que favorece su comercialización. Sirva el ejemplo para contradecir a quienes con cierta sorna intentan minimizar la aplicación práctica de nuestra disciplina.


Para saber más:


martes, 9 de enero de 2018

Banderas olvidadas de la Confederación

Por Miguel Carrillo Bascary


Algunas propuestas rescatadas por los estudios de R. Thian

La guerra civil que enfrentó a los Estados Unidos y a la llamada Confederación del Sur a mediados del siglo XIX fue el conflicto que causó mayor cantidad de víctimas entre la población de esa nación desde su independencia hasta la actualidad, incluyendo las dos guerras mundiales en que participó.

La Confederación adoptó sucesivamente varias banderas:


El diseño que está difundido ampliamente como emblema de la Confederación nunca tuvo vigencia como tal, en realidad se trata de la bandera de batalla del ejército de Virginia". Su uso actual está muy cuestionado por su identificación con un régimen que buscaba mantener la esclavitud, justamente en el país que gusta presentarse como el campeón de la libertad.


Los vexilólogos sabemos que, por lo general, los símbolos surgen a consecuencia de complejos procesos sociales en los que pueden distinguirse varias etapas, hasta que finalmente se adopta aquél que permanece.

Para los estudiosos resulta sumamente interesante la difusión que realizó la profesora de Harvard, Sarah Lewis, a mediados del año 2017 donde actualizó el erudito trabajo de Raphael P. Thian (1830-1911), "Documentary History of the Flag and Seal" (1880, Washington) que se basó en los antiguos archivos oficial del gobierno confederal.

La profesora Sarah Lewis

Volviendo a la imagen que preside este post, podrá verificarse que en el primero y en el último diseño, el color negro está en el segmento inferior, clara manifestación de la subordinación de la raza africana que procuraba mantener la Confederación.


Fuentes: aconsejamos vivamente la lectura del artículo de la profesora Lewis: https://www.nytimes.com/newsletters/2017/06/25/race-related


Nota: próximamente publicaremos varios post relativos a los diseños propuestos como bandera de la Confederación.