domingo, 24 de mayo de 2020

Rosario, en el 25 de mayo de 1810


Cuando nacía la Patria

 
La capilla de Ntra. Señora el Rosario en 1810



Por Miguel Carrillo Bascary

El Rosario de 1810

Por entonces, la Capilla de Ntra. Sra. del Rosario, en el Pago de los Arroyos, no era ni ciudad, ni villa, simplemente se trataba de un modesto poblado con unos 700 habitantes, en cuya zona de influencia habría alrededor de 3.000 habitantes dispersos en varias estancias y puestos aislados.


Un rosarino en el Cabildo Abierto

En el curso de la histórica jornada del 22 de mayo se encontró entre los participantes un rosarino, Vicente Anastasio Echevarría (1768 – 1857), acaudalado comerciante avecinado en Bs. Aires que tendrá un importante rol en los acontecimientos de la nación que alboreaba.
Vicente Echevarría

Como abogado que también era presidió la Audiencia, máximo tribunal por aquél entonces. Sobre él digamos, someramente, que en gestión diplomática tuvo a su cargo recibir las llaves de Montevideo de parte del gobernador realista una vez que hubiera capitulado la guarnición. Fue secretario de la Asamblea de 1813 y diputado al Congreso de Tucumán. Tuvo un rol destacado en la formación de la Universidad de Bs. Aires. Armó en corso el bergantín “Halcón” y la fragata "La Argentina" que llevaron a Hipólito Bouchard en su exitoso periplo en derredor del mundo y, por si fuera poco, acompañó a su amigo Belgrano en la misión que cumplieron ante el gobierno de Asunción.

Si bien falleció en Bs. Aires, sus restos fueron traídos a la ya ciudad de Rosario y se depositaron en una pequeña urna de mármol empotrada en uno de los muros de la iglesia catedral. Una placa de bronce, con forma de vela de barco, testimonia su trayectoria para memoria de los rosarinos de hoy.

Placa en homaneje a Echevarría, atrio de la Catedral de Rosario

  
¿Qué pasaba en Rosario?

Cuando ocurrieron los sucesos de la Semana de Mayo en Bs. Aires el chasqui oficial que llevó la noticia al cabildo de Santa Fe nada informó a los rosarinos, que continuaron su vida con naturalidad. El 5 de junio los cabildantes santafesinos se enteraron de la formación de la Primera Junta y con toda parsimonia recién lo notificaron a Rosario el 15 de junio.

Fue así que 21 días más tarde de ocurrida la deposición e Cisneros tomó conocimiento de ello el capitán Gregorio Cardozo, comandante del Rosario, un conocido patriota. Imbuido de su autoridad convocó al pueblo a la plaza al toque de la campana de la Capilla; hizo formar a los milicianos bajo su mando y dispuso realizar una salva de disparos para solemnizar el acontecimiento. También improvisó un sentido discurso, con lo que la población quedó impuesta de la trascendente noticia.


Un sacerdote patriota

 Placa que rinde homanaje al presbítero Navarro


Desempeñaba el cargo pastoral de cura párroco del Rosario el Dr. Julián Navarro quien cursó una conceptuosa nota de felicitación a la Primera Junta.

Navarro había nacido en Bs. Aires en 1777, pero su trayectoria se identificó totalmente con Rosario, cuyo curato ejerció. En este cometido asistió a los heridos luego del combate de San Lorenzo, oportunidad en que trabó amistad con San Martín, a quien secundó en su campaña a Chile.

Finalizada la lucha armada fue diputado en esa jurisdicción y cumplió otros destacados roles. Fue profesor y director del Seminario de Santiago de Chile; también miembro del cabildo eclesiástico de esa ciudad y de Bs. Aires. Falleció en 1854. Una placa de bronce colocada en el atrio externo de la Catedral de Rosario testimonia su actuación.

Imagen de Ntra. Sra. del Rosario, aspecto que presentaba en 1810


Vigencia de la memoria

Desde hace algunos años, por iniciativa de los directores de la revista “Rosario, su historia y región”. Miguel De Marco hijo y Oreste Cirimele, comenzó a recordarse la actuación de Echevarría en los sucesos de Mayo, con un sencillo acto que consistía en la colocación de una corona votiva bajo la placa que lo recuerda, en el atrio de la Catedral. 

El mismo fue presidido primero por el intendente Miguel Lifschitz y luego por la Dra. Mónica Fein, con participación de otras autoridades, representantes de entidades cívicas y del público que pocos minutos antes había participado del acto conmemorativo del 25 de Mayo en la plaza inmediata.

Cuando la citada publicación dejo lamentablemente de editarse fue la “Junta de Historia de Rosario”, en conjunto con el “Programa Rosario cuna de la Bandera”, quienes continuaron con esta ya firme tradición.
Lamentablemente, las presentes circunstancias de la pandemiahan frustrado la posibilidad de concretarlo en el presente año.

Sirvan estas líneas para hacer presente la actuación del prócer y el acompañamiento de Rosario a los acontecimientos del 25 de 1810.

 
Atrio externo de la Catedral, 
a la izquierda puede verse la placa que recuerda a Echevarría

Respuesta a una consulta: cánticos patrióticos


La “Lista (oficial) de Cantos Escolares”

 

Por Miguel Carrillo Bascary

En una entrada anterior referenciaba sobre las principales composiciones musicales destinadas a rendir homenaje a la Bandera nacional. (Ref.: http://banderasargentinas.blogspot.com/2020/05/musica-para-ceremonias-patrioticas.html)


Para responder a varias consultas que se me hicieron vía correo electrónico daré a conocer el texto de la resolución del Ministerio de Educación de la Nación (Argentina) que los oficializó y dispuso que se difundieran en las escuelas de Argentina.

Antes de ir a la norma es necesario destacar que, cuando se dictó el sistema escolar estaba dirigido por el Consejo Nacional de Educación, que ejercía un celoso contralor sobre todas las manifestaciones del nivel.

 
Portada de la publicación oficial

A consecuencia de las profundas modificaciones que experimentó bajo la presidencia de Menem el sistema de subdividió en tantas jurisdicciones como provincias existen, a las que se sumó la Ciudad Autónoma de Bs. Aires.

La consagración oficial de estas composiciones mantiene su vigencia, tanto por imperio de las tradiciones sociales como por los principios generales del Derecho que así lo consagran.


El texto legal

A la fecha, para la generalidad de los docentes, resulta es muy difícil tomar conocimiento de la norma aludida, por lo que cumplo en difundirla íntegramente:

  
Además de ser publicado en el “Boletín Oficial” se divulgó a los establecimientos escolares desde "El Monitor de la Educación Común"; órgano oficial del Consejo y, particularmente desde la cartilla “Lista de Cantos Escolares” aprobados por el Consejo Nacional de Educación el 14 de noviembre de 1934.

Por sucesivas disposiciones esta nómina se fue incrementando periódicamente con nuevos cánticos; fue el caso de "Aurora" la que se incorporó luego de estrenarse su versión en castellano, hecho ocurrido en 1945.

Repárese que "Mi Bandera" aparece atribuida a Imbroisi y que figura bajo la denominación de "La Bandera".


Cerrando

- Con lo expuesto creo haber cumplido con las consultas que motivaron esta entrada.

- Agradezco mucho este tipo de contactos ya que comprueba la utilidad de este Blog, lo que ratifica el registro de los más de 260.000 lectores con que cuenta.

- Al mismo tiempo, no deja de ser una satisfacción poder rescatar el olvido una pieza documental como la reproducida.

sábado, 23 de mayo de 2020

Pines y solaperos

Origen y pautas para su prudente uso


 




Por Miguel Carrillo Bascary



Los “pines”; “escuditos”; “distintivos”; “chapitas” y otros apelativos similares son insignias de pequeño tamaño que suelen usarse sobre las prendas de vestir. Convencionalmente indican pertenencia; evidencian una identificación explícita o; pueden señalar un rango; función o status. También pueden emplearse para expresar puntos de vista; ideas o el apoyo a determinada causa. Su uso es una costumbre que se extiende.


La escarapela o cucarda (fr.: cocarde) es un distintivo militar que se empleó originalmente para indicar la procedencia regional o nacional de los miembros de un cuerpo armado (siglos XVII al XIX); un uso que persiste pero mucho más atenuado, considerando las características de la técnica bélica moderna. Desde la Revolución Francesa, estos emblemas trascendieron la función castrense y fueron asumidos espontáneamente por los estamentos populares como emblema  de nacionalidad.


Escarapela revolucionaria (Francia, ca. 1790)

Se divulgaron también en la forma de cintas de colores (“divisas”), muchas veces estampadas con diversas leyendas o signos para señalar identidades corporativas y afinidades de todo tipo.


Divisas del partido federal (Argentina, 1835 – 1853)


Por lo general se llevan en forma bien visible; por ejemplo en solapas; sombreros o sobre el lado izquierdo del pecho (si no se usa esta prenda), significativamente a la altura del corazón. Incluso se emplean en ropas informales, aunque en estos casos su empleo goza de mayor apertura. Particularmente en las naciones anglosajonas es muy común el uso de escudos bordados en los bolsillos delanteros o cosidos sobre los antebrazos; pero en este post omitiremos su tratamiento.


Blazer con un escudo de fraternidad universitaria aplicado sobre el bolsillo


Corresponde distinguir los pines de los prendedores. Estos últimos tienen la función específica de “adornar”. En la moda femenina se los emplea de complejos diseños; muchos de ellos son joyas de elevado precio. Sirven para resaltar y embellecer una prenda de colores plenos; sin estampados.


Registran una variedad asombrosa de tamaños y materialidad. Lo habitual es que sean de fundición metálica. Los de naturaleza textil se emplean cada vez menos, mientras que los plásticos son decididamente desaconsejables; se reservan para niños o circunstancias alternativas (por ejemplo para identificar a quién ha contribuido en un evento de caridad, por ejemplo las clásicas “poppys”, con forma de amapola que se lucen en las celebraciones en memoria de los excombatientes).


Uno de los muchos modelos de poppys


En los últimos años los avances de la tecnología gráfica han difundido el uso de chapas metálicas pintadas. El iso-logo de las Naciones Unidas nació precisamente del distintivo que identificó a quienes asistieron a la Asamblea General reunida en San Francisco, en 1945.


Pin original de la Conferencia diseñado por un equipo dirigido por Oliver Lincoln Lundquist


Eventualmente son verdaderas joyas. Quizás el mejor paradigma sea la bandera nacional argentina que usó Eva Perón desde 1949, fue confeccionada por la casa Van Cleef & Arpels, su última tasación en ocasión de una subasta fue de unos u$s 500.000.- 


“Sun of May” creación de la casa "Van Cleef & Arpels"


La forma de fijar un pin presenta enorme diversidad. Desde simples alfileres o de tipo “aguja”; hasta broches de dos elementos que se ajustan a presión u otros más complejos que reciben el nombre de “mariposa” sugerido por su formato. Muchos pines tienen una estructura que permite introducirlos en los ojales de las solapas.


Su materialidad puede evidenciar jerarquía en el ámbito de una organización. Por ejemplo: si el pin es dorado o esmaltado expresará la pertenencia a un status dirigencial pero, si es plateado o simplemente pintado, seguramente que corresponderá a un estamento inferior.


No deben confundirse los pines con las cintas; rosetas o botones que dan cuenta que el portador ha sido distinguido con alguna condecoración. La Falerísitica, disciplina que estudia las medallas, nos indica que las preseas se lucen solo en ocasiones solemnes, generalmente con ropas de gala; mientras que emblemas menores se emplean en la vestimenta de uso diario.

 
Roseta de la "Legión de Honor" (Francia)

Condecoración "Al valor en Combate"
Discernida por el Estado Argentina por mérito en la Gesta de Malvinas
Presea; barreta y roseta o distintivo


Hay pines de formato pequeño (de unos 5 milímetros de diámetro); pero también de grandes dimensiones (de 6 y hasta de 8 centímetros). Por lo general promedian entre 10 y 15 milímetros.



Escudo de la ciudad de Rosario, Argentina

 

Su uso puede ser de carácter permanente, como los pines con que se identifican los miembros de una corporación; o circunstancial, en el caso de quienes asisten a un congreso o convención.


 Pin de los ferrocarriles nacionales del Canadá

 

 Pin conmemorativo de los 150 años de la batalla 

de Tucumán (Argentina) 1812 -1962


Como todo accesorio del vestir el uso de pines; distintivos; cintas y otros elementos similares debe realizarse acorde a las reglas de la sobriedad y del buen gusto; según sea su simbolismo o la ocasión.


Los expertos en imagen personal aconsejan llevar solo uno; a lo sumo. 


Si la ocasión es informal podrán ser dos y en algún caso especialísimo, tres. No más; aunque es factible llegar a ver un pecho cuajado de pines. Sobre gustos no hay nada escrito.


Además del aspecto visual hay una razón concreta que avala esta pauta de sobriedad: el reducido formato del emblema impide que el interlocutor pueda centrar su observación en más de un par.


Protocolo de los pines; escuditos y solaperos


Aunque su uso está hoy muy extendido confesamos no haber hallado algún comentario específico dedicado a la forma en que se deben colocar pines, distintivos, etc.


Entendemos que pretender codificar el uso de estos elementos sería una esteril tarea por sus amplias connotaciones. Pero, como pauta ordenadora básica estimamos que se deben guardar los principios que señala el orden protocolar. Así, en un nivel superior se colocarán aquellos que representen a un estado o nacionalidad, por ejemplo los que reproduzcan a los símbolos oficiales (bandera o escudo). Más abajo irán los que correspondan a un ente subnacional (provincia/ estado) o ciudad. Luego aquellos que aludan a una institución privada. Finalmente los que tengan otra significación.


A nuestro juicio un botón o cinta representativos de condecoraciones discernidas por un estado tienen prioridad exclusiva.


En ocasiones formales solo deberían usarse los elaborados en metal, evitando los estampados en chapa o plástico y aquellos que tengan un tamaño superior a los 15 milímetros. Los de naturaleza deportiva quedarían desterrados, excepto que se tratara de una convención u otra situación vinculada con la especialidad. El buen gusto y la discreción, por sobre todo.


     Como todo objeto los pines deben lucir en perfectas condiciones; para lo cuál serán periódicamente limpiados o lustrados de conformidad a su materialidad. Se evitará emplear los que presenten alteraciones a su integridad física (falta de pintura; esmalte saltado; un abollón; etc.)

       Por último, los pines se han transformado en preciados elementos coleccionables, basta ver los portales de ventas de ocasión. También pueden hallarse en museos por cuanto se tratan de elementos culturales que pueden alcanzar gan significación.

viernes, 22 de mayo de 2020

Promesa a la Bandera con soporte radial

Tiempos de radio y pandemia


Izamiento en Pascha, Salta (Foto: Clarín, 2002)
Escuela Nº 4.599 "Veteranos de Guerra y Caídos en Combate de Malvinas"

Por Miguel Carrillo Bascary (*)


INTRODUCCIÓN

Se presenta acá una metodología, especialmente articulada que permitirá concretar la promesa a la Bandera por medio de la radio, aplicable en aquellas comunidades donde no se disponga de adecuada señal digital. Esto demuestra que la radio es un medio plenamente vigente, insustituible en zonas rurales; localidades alejadas o lugares con limitado acceso informático.

Con esto se completa el aporte que realizáramos hace unas horas adaptado al uso de la tecnología digital: https://banderasargentinas.blogspot.com/2020/05/promesa-virtual-la-bandera-nacional.html

De esta forma, el “Instituto Nacional Belgraniano”, en conjunto con el Programa Rosario Cuna de la Bandera de la Municipalidad de Rosario, que me honro en dirigir, concretan un nuevo medio en pro de la integración de los argentinos, particularmente en una celebración tan sentida como el “Año Belgraniano – 2020”.

Esto es una respuesta a la pandemia y el subsiguiente estado de emergencia sanitaria que plantea nuevos desafíos tras poner en crisis las prácticas sociales a institucionales habituales.

La ceremonia de promesa a la Bandera no podía escapar a esta realidad, lo que justifica explorar la manera de dar continuidad a una experiencia vital tan significativa como la promesa a la Bandera.

Queda entendido que la metodología propuesta está destinada a las comunidades educativas en donde rija el distanciamiento social obligatorio, ya que en caso contrario corresponderá que la ceremonia se concrete en la forma tradicional.


LINEAMIENTOS PARA LA ACCIÓN

Una de las potencialidades propias del instrumento radial es que será factible coordinar esfuerzos entre las diversas escuelas de una zona para integrar al alumnado en una misma ceremonia.

La metodología propuesta implica que los directivos de las escuelas que potencialmente vayan a participar se comuniquen para coordinar la definición de los términos de referencia imprescindibles y que se designen los roles que asumirán. Obvio que habrá que designar una coordinación para dar operatividad a la idea.

Como instrumento de trabajo se propone el desglose que aportamos desde el esbozo que aquí se presenta; para adecuarlo a las peculiaridades del campo en que se aplicará; tarea en que será capital desarrollar la participación y la creatividad de los docentes comprometidos.

La primera medida concreta será recabar la colaboración de los medios radiales disponibles en el lugar, privilegiando aquellos que tengan un mayor alcance y procurando capitalizar la capacidad de trasmisión en red que pudiera estar disponible.

Lograda la colaboración citada, la que se descuenta, habida cuenta del gran espíritu de servicio que acreditan estos medios de difusión podrá avanzarse para concretar el proyecto didáctico pertinente.


OBSERVACION

Para componer este material se tomó como referencia la estructura tradicional de los actos que habitualmente componen la ceremonia de promesas, que es común a todo el país.


ESTRUCTURA DE LA CEREMONIA

Con propósito didáctico puede descomponerse en:

- Preparación de la actividad
- Presentación de la actividad
- Izamiento virtual de la Bandera nacional
- Mención de las niñas y niños que harán la promesa
- Palabras de un directivo que circunstanciará la oportunidad
- Toma de la promesa
- Homenaje de los protagonistas a la Bandera nacional
- Espacio de participación representativa
- Cierre de la actividad/ Despedida formal
- Espacio complementario de participación


DESCRIPCIÓN DE LAS ACCIONES PROPUESTAS

Preparación de la actividad

El equipo organizador divulgará el proyecto por vía radial a fin de hacer llegar la propuesta a los niños y niñas que vayan a participar, tarea en que la colaboración familiar será capital.

Corresponderá realizar algunas participaciones radiales previas en las que los docentes involucrados (particularmente si son de diversas escuelas) interactuarán en pro de la concientización e información didáctica imprescindible sobre el significado de la promesa a la Bandera; a las circunstancias de su creación y a la personalidad del general Belgrano como paradigma cívico.

Paralelamente se motivará a que los niños que hayan de participar amienten su espacio familiar con banderas, cintas, láminas y dibujos. Actividad en la participará a sus padres, hermanos y demás personas con las que lo compartan.

Entre los actos preparatorios será pertinente que los miembros de la familia compartan con los niños sus respectivas experiencias en oportunidad de realizar la promesa a la Bandera. Sin dudas que será un momento muy emotivo e integrador.

Llegado el día del evento es pertinente que los escolares trasunten su disponibilidad personal vistiendo guardapolvo o alguna prenda de su particular aprecio.

En cuanto a la fecha, se procurará que sea el mismo día 20 de junio en que se conmemora el día de la Bandera nacional y el centésimo segundo aniversario del fallecimiento del general Manuel Belgrano. Si ese día hubiera algún inconveniente técnico que lo frustre sería pertinente intentarlo el siguiente domingo, a fin de que las actividades cotidianas no demanden que algún miembro de la familia deba atender sus tareas habituales. En este caso el horario elegido no debería coincidir con aquel en que suele trasmitirse la Santa Misa o las ceremonias de otros cultos.


Primer momento: Presentación de la actividad

Para concretar el acto será capital la coordinación y colaboración entre el equipo docente y el que tenga a su cargo la trasmisión y conducción del espacio.

Es fundamental consensuar los tiempos; eventuales cortes y las piezas musicales que se reproducirán.

Si el proyecto se lleva adelante involucrando a varias escuelas de la zona es conveniente que se distribuyan las participaciones al aire entre docentes representativos de cada una.

Quién haya sido designado para presentar la actividad cumplirá con su cometido, momento en que corresponderá puntualizar a los distintos actores institucionales involucrados y a los otros miembros del equipo.


Segundo momento: Izamiento virtual de la Bandera nacional

Anunciado que se procederá al izamiento virtual se reproducirá “Aurora”; que los participantes entonarán en sus respectivos domicilios, en conjunto con su familia.


Tercer momento: Presentación de las niñas y niños que harán la promesa

Se dará lectura a la nómina de alumnos que realizarán la promesa. Si correspondieran a varias escuelas se señalará lo pertinente, explicitando también el nombre de su titular y de los/las docentes a cargo de los cursos participantes.

Opción: si en algunas escuelas se dispusiera de equipo de radio que permite hacer un enlace con la que opera de cabecera, será pertinente que se ceda el aire a las mismas y que desde allí se de lectura a los nombres de los niños comprendidos.


Cuarto momento: Palabras del/la titular del establecimiento

Cuando el proyecto abarque varias escuelas se coordinará entre los directivos quién asumirá esta faceta del desarrollo. Eventualmente podrán ser dos quienes dirijan la alocución pertinente, siempre en forma breve y con igual extensión temporal. También es factible que quien de lectura a la fórmula sea un tercero.

Se dirigirá a los niños/as explicando la motivación de la actividad, reseñando los valores comprometidos en la promesa y la trascendencia del compromiso que asumirán.


Quinto momento: Toma de la promesa (ä)

Acto seguido se dará lectura a la fórmula de promesa que disponga la reglamentación de cada jurisdicción. En caso de no haber una oficializada o de existir libertad al respecto, se elaborará la que resulte particularmente apropiada.

ä Variante: si fuera costumbre que la promesa la tome alguna autoridad pública (ej.: intendente o presidente comunal) o una personalidad reconocida por la comunidad, luego de las palabras del directivo, se presentará al invitado quién, tras una breve referencia a la ocasión procederá a leer la fórmula de la promesa.

En sus respectivos ámbitos familiares los niños responden con énfasis: “¡Sí, prometo!”

Lo que los familiares acompañan con un aplauso y las manifestaciones de afecto y emoción que consideren apropiadas.


Sexto momento: Homenaje a la Bandera nacional

Seguidamente, desde la radio se invitará a entonar la canción “Mi Bandera”. Los participantes lo hacen en sus hogares en compañía de sus familias.


Séptimo momento: Saludo y despedida de los 

Si se dispone de medios técnicos sería factible abrir un espacio para que en simultaneo algunos de los promesantes dirijan un saludo al resto de los participantes.

En caso contrario se podrán dar lectura a mensajes que los promesantes hayan hecho llegar con anterioridad.

En el mismo espacio podrán sumarse aquellos directivos y docentes que no hubieran tenido oportunidad de participar en la trasmisión.


Octavo momento: Cierre de la actividad/ Despedida

Desde la radio cabecera se invitará a entonar la “Marcha a la Bandera” que todos cantan en sus respectivos espacios.

Finalmente, los conductores de la actividad pronunciar unas palabras de cierre.


Noveno momento: Espacio complementario de participación

Cabrá coordinar con el medio radial que en días sucesivos pueda destinarse un espacio a los audios o mensajes que puedan enviar otros niños que no hayan tenido oportunidad de expresarse.


REGISTRO

La ocasión justifica sobradamente que se grabe la actividad cumplida para socializarla en la medida que sea factible.


ANEXO
Canciones a utilizar:

En la web hay numerosas grabaciones de diversos artistas, cabrá elegir las que sean del gusto de los organizadores. Se procurará sus versiones no contengan fantasías, para que puedan ser seguidas y cantadas por todos los participantes.

A título de ejemplo se proporcionan tres versiones que bien podrían utilizarse:
“Saludo a la Bandera”: https://youtu.be/QR8O0Fslo8w
“Marcha a la Bandera”: https://youtu.be/wNfAaArqKMo



MAYOR INFORMACION

1) En la web del Instituto Nacional Belgraniano existen referencias sobre esta ceremonia que se difunden desde http://manuelbelgrano.gov.ar/bandera/ juramento y promesa a la bandera oficial de la nación cuyo tener cabe reproducir:

“Jurar implica poner a Dios como testigo del compromiso libre y voluntario de guardar lealtad a la Bandera Argentina, así como a las vivencias y valores que significa ser parte de la Nación; aún a costa de la propia vida. Por ello, prestan juramento de lealtad a la Bandera Nacional los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad en las circunstancias que definen los respectivos reglamentos. De conformidad a lo dispuesto por la Ley Nº 26.481 (http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/verNorma.do?id=151690); los civiles mayores de edad pueden jurar lealtad la Bandera cuando lo defina la “máxima autoridad de cada jurisdicción”, o sea: el Presidente de la Nación; los gobernadores de provincias; el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; los intendentes municipales y jefes comunales; en cuyo caso será en la ceremonia pública correspondiente.

La promesa a la Bandera es un compromiso solemne de cultivar los valores; de reverenciar las tradiciones y de aplicarse a los esfuerzos que implica ser un miembro útil de la Nación Argentina, representada en Ella. La fórmula será la definida o autorizada por la jurisdicción de que se trate.

Prestan su promesa los alumnos de nivel primario, tradicionalmente cuando cursan el cuarto grado y los menores de 18 años. En cuanto a los alumnos extranjeros, cabe entender que pueden hacerlo a su pedido, como un gesto de agradecimiento a la sociedad en la que desarrollan su vida, representada en la Bandera Oficial de la Nación; sin que esto implique desmedro alguno a su nacionalidad de origen, ni a sus símbolos.

A nivel escolar se concreta en una ceremonia pública de gran solemnidad, de manera que implique una vivencia indeleble en los protagonistas y en quienes los acompañan. La toma la autoridad que preside el acto, en presencia de la comunidad que corresponda; familiares de los protagonistas e invitados especiales. En algunas provincias también se ha dispuesto que los escolares prometan a sus banderas particulares.”


2) En el bloghttps://banderasargentinas.blogspot.com/ existen varias entradas que aluden a la ceremonia de promesa, ya sea que se refiera a escolares como a otros grupos sociales. Se aportan los respectivos links:

Promesa de lealtad a la Bandera - Algunos conceptos

Apuntes sobre el juramento/ promesa a la Bandera. Respondiendo a una consulta

La promesa a la Bandera argentina. Parte 1: Generalidades y protagonistas

La promesa a la Bandera argentina. Parte 2: La ceremonia en sí misma

La promesa a la Bandera argentina. Parte 3: Otros aspectos

La promesa a la Bandera argentina. Parte 4: Los extranjeros y la promesa


3) También es factible conocer otros materiales referidos a los símbolos nacionales; Ceremonial; Protocolo; Historia y Vexilología (estudio de las banderas), que se agrupan en el índice de entradas comprendidas entre marzo de 2015 y abril 2020 (una 450) accesible desde: http://banderasargentinas.blogspot.com/2020/04/todas-las-entradas-de-este-blog-indice.html


Consultas: miguelcarrillobas@gmail.com


(*)  Miguel Carrillo Bascary

Titular del programa Rosario cuna de la Bandera y ciudad de la inclusión (Municipalidad de Rosario)

Subdirector general por concurso del Monumento a la Bandera

Miembro de número del Instituto Nacional Belgraniano

Miembro fundador del Instituto Belgraniano de Rosario

Profesor Titular de Derechos Humanos (Facultad de Derecho – Universidad Nacional de Rosario)


Nuestra Enseña patria en el Mástil Mayor 
del Monumento a la Bandera  (Rosario)