martes, 10 de diciembre de 2019

La Bandera de Humo

Western Flag, 
su dramático mensaje


La Western Flag (a) Bandera de Humo de Gerrard

Por Miguel Carrillo Bascary


Desde la fan-page Vexilología-Vexillology, grupo privado, Pepe Cantero nos hace saber del montaje especial con este nombre, que se presenta del 2 al 13 de diciembre de 2019 con motivo de celebrarse en Madrid la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), por parte del museo Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21) dada a conocer por primera vez en Spindletop (cercanías de la ciudad de Beaumont, Este de Texas) en 2017.

La muestra se anuncia así:

“Es obra del artista irlandés John Gerrard que recrea el lugar donde se perforó en 1901 el primer pozo de petróleo del mundo, conocido como Lucas Gusher (el Geiser de Lucas), en la localidad de Spindletop, un terreno árido y agotado en la actualidad”.


“La instalación, perteneciente a la colección Thyssen-Bornemisza Art Contemporary, muestra en una simulación digital una bandera de humo negro, proyectada sobre imágenes reales de Spindletop que representan las condiciones lumínicas del lugar durante todo el año.”

“La obra de Gerrard (*1974), que nació como encargo de la televisión británica Channel 4 para conmemorar el Día de la Tierra, pretende denunciar la explotación y el agotamiento de los recursos naturales, así como el papel determinante del ser humano en el calentamiento global.”

El autor: Johnn Gerrard 

El impresionante video puede verse desde: https://www.youtube.com/watch?v=TLkmQWPfWEI

El hecho ocurrió el 10 de enero de 1901 e inició la explotación comercial del petróleo en Texas, con todo lo que esto significa (bueno y malo).

Sea esta entrada una humilde contribución a la reflexión sobre la responsabilidad de la Humanidad sobre el imprescindible compromiso con nuestro medio ambiente y el de las próximas generaciones.


El Papa Francisco nos invita a hacerlo desde su carta encíclica Laudatio si (2015); "Sobre el cuidado de la casa común". 


Para los que no la conocen les aporto el link que los direccionará hasta su texto auténtico: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

Es una denuncia descarnada contra el poder y del ánimo de lucro; una llamada lacenrante a la responsabilidad y el compromiso; también un himno a la esperanza.

Les copio un fragmento de la oración con que el Papa cierra el documento:

Dios de amor,

muéstranos nuestro lugar en este mundo
como instrumentos de tu cariño
por todos los seres de esta tierra,
porque ninguno de ellos está olvidado ante ti.

Ilumina a los dueños del poder y del dinero
para que se guarden del pecado de la indiferencia,
amen el bien común, promuevan a los débiles,
y cuiden este mundo que habitamos.

Los pobres y la tierra están clamando:
Señor, tómanos a nosotros con tu poder y tu luz,
para proteger toda vida,
para preparar un futuro mejor,
para que venga tu Reino
de justicia, de paz, de amor y de hermosura.

Alabado seas.


domingo, 8 de diciembre de 2019

La bendición de banderas

Benditas banderas

Fiorma ceremonial de bendición de una bandera
(cabe destacar que las bandas de los escoltas están invertidas)

Por Miguel Carrillo Bascary

Orígenes y evolución

Bendecir las banderas es una antiquísima tradición universal. La misma se originó ya en la Era Clásica, donde por medio de ese rito se pedía a los dioses que protegieran al rey o al pueblo, simbolizados en sus banderas. Para los romanos sus insignias eran objetos consagrados que se guardaban en el salón principia de sus campamentos, un recinto dedicado al culto. También hay registros similares en las crónicas de otros pueblos y, asimismo, se evidencia en diversas religiones.


Maqueta hipotética de un campamento romano, en el recorte vemos el espacio de los vexilos

El Cristianismo resignificó esta práctica, en lo que tuvo mucho que ver la llamada “visión de Constantino” previa a la batalla del puente Milvio (año 312). Durante el Medioevo la Iglesia dio forma al rito bendicional, que con algunas variaciones llega a nuestros días. Una de sus manifestaciones de mayor relevancia fue la bandera bendita que el papa León III entregó a Carlomagno, reconociéndolo como protector de la Iglesia y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (14 de diciembre de 800), la mítica “oriflama”.

Bendición de banderas, detalle de un libro iluminado, ca. 1365

Bendición de las banderas de El Cid, óleo de Fray Pedro Subercaseaux; 1916

En España también se hizo costumbre bendecir los vexilos, la que pasó a las Américas. Manuel Beruti, en sus ya clásicas “Memorias Curiosas”, reseña de qué manera se bendijeron las enseñas de los cuerpos milicianos que se formaron para resistir a las Invasiones Inglesas; otros testigos son coincidentes. Lo propio ocurrió con las banderas que usaron los ejércitos patriotas durante las luchas por la emancipación.

El ejemplo más notorio es el de la Bandera Nacional, que fue bendecida con toda solemnidad el 25 de mayo de 1812, en la ciudad de San Salvador de Jujuy, ante el ejército que comandaba Belgrano y en presencia del pueblo de la jurisdicción. Lo mismo se relata sobre la divisa del Ejército de los Andes, que recibió la bendición el día 5 de enero de 1817 en la ciudad de Mendoza, en vísperas de iniciarse la campaña que libertaría a Chile del poder colonial.

Bendición de la Bandera Nacional en Jujuy
Óleo de Luigi Di Servi, 1912; Catedral de Jujuy
Una reconstrucción muy opinable y una obra de arte destacada

En la actualidad, donde el secularismo es una pauta cultural en Occidente, la bendición de banderas sigue siendo una constante que trasciende lo religioso. Prueba de esto es la imagen siguiente, donde el papa Francisco imparte la bendición a las banderas del Olimpismo y del paraolimpismo.


Francisco y autoridades del Comité Olímpico Internacional (2013)

Naturaleza de las bendiciones

Interesa explicar que para la Iglesia Católica la bendición es un “sacramental”, un término que el Concilio Vaticano II define como un signo sagrado creado por ella y un elemento por el que el hombre rinde culto a Dios. Un sacramental no tiene eficacia por sí mismo; lo que implica que un objeto bendito no es un talismán con “poderes”; sino un medio que predispone al hombre para recibir las gracias que Él otorga; y con ello le ayuda a llevar adelante una vida conforme a las enseñanzas de Cristo.

Dicho de otra manera, una bendición es al mismo tiempo una alabanza a Dios y una oración para obtener Su gracia, por eso la Iglesia bendice invocando su nombre, al par que el sacerdote hace la señal de la Cruz sobre los fieles presentes y sobre el objeto implicado.

También corresponde explicar que una bandera bendita no es un instrumento que se consagra al culto, con todo lo que ello significa ya que no determina un uso litúrgico exclusivo; por eso puede ser manipulada por cualquier persona y cabe que se emplee en ceremonias de tipo profano (por ejemplo: un desfile o un acto escolar); al para que, un agravio a la enseña no implica sacrilegio.

Existe una acendrada creencia popular que indica que las banderas no se lavan “porque se les va la bendición”. Nada más inmotivado, por no decir ridículo. Sirva como ejemplo que los paños consagrados que se usan en la Eucaristía y que según la fe católica están propiamente en contacto con el cuerpo y la sangre de Cristo, no solo pueden, sino que deben ser lavados y planchados después de ser utilizados, sin que sea necesario reiterar el ritual para un nuevo empleo.


Sutileza que no es tal

La bendición de una bandera no se impone, la solicita el pueblo, los miembros de una institución o de cualquier otra comunidad a la Iglesia en tanto que es mediadora de la gracia de Dios a través del ministro del culto. En consecuencia, por su intermedio la intención llega hasta Dios y suscita recibir las gracias implícitas en el acto. Este es el recto sentido de la ceremonia de bendición de banderas.

Para concretar lo propio, la costumbre y la normativa, tanto laica como religiosa, establecen formas que se traducen en las ceremonias del caso.


¿Qué banderas se bendicen?

Como en muchos aspectos, el Ceremonial de los símbolos argentinos presenta profundas lagunas y una normativa dispersa que genera muchas dudas cuando resulta necesario aplicarlo. La estructura federal de nuestro país hace aún más complejo el panorama.

En nuestro país, el principio general avalado por más de dos siglos de vigencia es que las enseñas de uso oficial se bendicen en el marco del rito católico, apostólico y romano. Entre ellas, las usadas por las Fuerzas Armadas y de Seguridad, lo que establece un continnum sustancial con los cuerpos que lucharon por la independencia nacional en tiempos de Belgrano y San Martín quienes, como es sabido, hicieron del compromiso religioso una de las características básicas de la disciplina e integridad de sus tropas. Los respectivos reglamentos detallan cómo deben concretarse esta práctica. Se configuran así ceremonias de alto contenido emotivo y profunda solemnidad.

A falta de una normativa fehaciente en el ámbito civil existe una total anarquía. De esto dan cuenta las fotografías de esta entrada.

La incorporación en tiempos recientes de las banderas provinciales; municipales y de muchas otras instituciones sumó un nuevo factor de complejidad; pero la tradición de bendecirlas está consagrada en la práctica.

En lo particular, puede afirmarse que:

-    Las banderas de uso oficial y militar se bendicen; lo que es una realidad vigente en todo el mundo, excepto en estados hostiles a las expresiones de religiosidad, cualquiera sea su tipo.

-  Las banderas de establecimientos educativos de gestión pública se bendicen según lo determine la reglamentación vigente en cada jurisdicción. Y en su defecto, por decisión de las autoridades responsable de la entidad sin perjuicio de que muchas veces pueda compartirla con la comunidad de pertenencia mediante los procedimientos que se consideren adecuados.

-       Las banderas destinadas a los establecimientos educativos de gestión privada y a las entidades de otro tipo se bendicen, también según lo determine la reglamentación vigente en la jurisdicción o, en su defecto, si así lo disponen sus respectivas autoridades. Esto se concreta en la forma que se defina en cada caso. Por ejemplo: si se trata de una escuela confesional católica; adventista; luterana o cualquier otra, el rito se cumplirá según las respectivas regulaciones de cada culto.

Nada obsta a que se bendigan también las enseñas de izar, pero como su duración material en el tiempo es infinitamente menor que las de ceremonia, solo ocurre en casos excepcionales.

Tratándose de un pabellón destinado a lucir en los navíos, como suelen ser de gran tamaño, pueden bendecirse izados. En aquellos de menores dimensiones cabe que se presenten plegados, como lo evidencia la seguiente fotografía:



Lo dicho en esta entrada sobre las banderas de uso oficial es extensivo a las de instituciones; a los estandartes; pendones y todo otro tipo de vexilos.

En tanto el principio de que "lo accesorio sigue la suerte de lo principal", cuando se bendice un paño queda comprendido que también se hace lo propio con la corbata y el asta. No se requiera una bendición particular para cada elemento.

La difusión que está alcanzando el reconocimiento de la Bandera Nacional de la Libertad Civil como símbolo patrio histórico determina que a medida que se incorpora en diversas entidades sea bendecida en la oportunidad. Seguidamente vemos la bendición del ejemplar que recibió el Liceo Militar General Belgrano de la ciudad de Santa Fe; fue en el marco de la formación de fin del curso lectivo 2019. Un momento profundamente emotivo.





Posicionamiento durante la bendición

Bendición de las banderas Nacional y de la provincia de Corrientes

De lo consignado hasta aquí queda manifiesta la señalada trascendencia que reviste la bendición de banderas, esto se expresa en la posición con que la misma debe recibirla, es decir en la cuja; la de mayor honor en el ceremonial vexilológico

Si la bendición se da con la bandera sin asta es propio presentarla sobre una bandeja adecuada

Queda entendido que solo en forma excepcional podría realizarse en otra posición; como por ejemplo, cuando se bendice una pluralidad de ejemplares y no sea posible armar un dispositivo acorde con participación de abanderados o escoltas para cada una de ellas; o cuando se deba recibirla una pieza que se remitirán a otro destino.

Al no estar en la bandera en la cuja se pierde solemnidad en forma evidente

Si se la bendice colocada en su pie, la pieza tampoco queda suficientemente destacada, parece "lejana al pueblo"; pierde mucho valor emotivo:


Bendición de un ejemplar de la Bandera Ciudadana colocada en su pie (San Juan, 2019)

Tampoco no vemos adecuado que se bendiga una bandera extendida sobre una mesa; la imagen es más que elocuente.

Bendiciendo una bandera nacional de ceremonia

Menos aún que se coloque su paño en horizontal, por representar una imagen de entrega incondicional de la entidad representada con el paño, que parece "rendido".

Bendiciendo un ejemplar de la Bandera Nacional de la Libertad Civil


No condice con la debida la solemnidad del ceremonial que se bendiga una bandera desastada. Vemos aquí tres ejemplos:

Bendición de un ejemplar de la bandera provincial de Tucumán

Bendición de un ejemplar de la Bandera del Ejército de los Andes
Un dispositivo francamente inapropiado, pareciera que se bendice un ataúd cubierto por el lábaro

Bendición de un ejemplar desplegado de la Bandera Nacional de la Libertad Civil

Teniendo presentes las tres imágenes previas cabe preguntarnos; luego de la bendición: ¿qué se hace con estas piezas? 

Respecto de las dos primeras: ¿Se las deja en el lugar en que estaban mientras continúa el acto?

En la tercer fotografía: ¿Se coloca la bandera sobre una mesa? Desplegada? Encanastada? Se la retira del lugar? Cómo? Quién lo hace?

En todos los casos la bandera pierde el protagonismo que debe tener; paradójicamente, luego de su bendición parece decrecer en la consideración de quienes participan de la ceremonia. ¡Todo un despropósito! 

En tiempos de un acendrado clericalismo las banderas se abatían para recibir la bendición.

 Recreación de la bendición de las banderas históricas del Tercio de Cantabros
Batallón de Voluntarios Urbanos Cántabros Montañeses (Bs. Aires, 1806)
Su capellán viste el uniforme histórico que le es propio

Una rémora de este uso lo vemos en la siguiente toma, donde la enseña se abate para recibir la aspersión (En este Blog ya me he expresado sobre esta posición tan inadecuada, lo que puede verse en http://banderasargentinas.blogspot.com/2019/11/se-inclinan-las-banderas-si-o-no.html)


Bendición de la bandera de guerra de una unidad militar (1958)


Banderas que acompañan

Suela acostumbrarse que a la ceremonia se invita a delegaciones de otros establecimientos las que concurren con sus respectivas banderas de ceremonias. Al iniciarse el rito las enseñas visitantes deben acompañar a la que se bendice por lo que se colocarán en sus cujas.


Observar que otras banderas presentes permanecen en "descanso" durante la bendición; 
lo que demuestra que aquí faltó la adecuada preparación del acto


Oportunidad

No hay especificación reglamentaria; por lo que queda librada a la decisión que más pudiera convenir; aunque lo más propio será que la bendición de una Bandera Argentina se concrete el día 20 de junio o en sus vísperas.

Una Bandera Nacional de la Libertad Civil podría bendecirse en el acto conmemorativo de la Revolución de Mayo.

Tratándose de una enseña provincial o municipal corresponderá hacerlo en ocasión de una conmemoración alusiva a una efeméride pertinente.

Los actos de apertura del año lectivo o de fin de curso, también son buenas oportunidades para hacerlo.


El rito de la Iglesia Católica

En el nuevo Bendicional, aprobado por la Conferencia Episcopal de Argentina en el año 2018, se agrupan las distintas variantes este rito, que mantiene esta antiquísima práctica en lo sustancial, adecuada a las directivas litúrgicas inspiradas por el Concilio Vaticano II. De esta manera la directiva ofrece tres fórmulas, levemente particularizadas según sea el tipo de bandera.

Esquema. El ritual consta de las siguientes partes:

a. Saludo
b. Lectura breve
c. Preces
d. Oración de bendición
e. Padrenuestro
f. Aspersión
g. Conclusión

Aspectos específicos

Durante la ceremonia la bandera a bendecir se ubica en el centro del dispositivo, en manos de su abanderado y acompañada por sus escoltas.

Es factible que en la ocasión también están presentes otras banderas, bien sea de la propia institución o de entidades invitadas; éstas seguirán las posiciones que adopte aquella que se bendice.

Como vemos la ceremonia es muy sencilla y se admite de hecho que el presbítero pueda adaptarla a las circunstancias. 


Texto:

Por tratarse de una fuente que no se encuentra on line y como un servicio a nuestros lectores se transcribe el Capítulo XXV del Bendicional argentino, que se titula Bendición de Elementos Significativos Conmemorativos”; Apartado I: Bendición de banderas.

Portada del nuevo Bendicional 

Notas: para facilitar su referencia se incluyen acápites entre corchetes destacados en azul que no figuran en el texto oficial. En la fuente se destacan algunas referencias en color rojo, lo que respetamos.

1111. [Propósito de la bendición de banderas] La Iglesia ha tenido siempre un interés especial en bendecir a la comunidad como tal, grande o pequeña, que se conforma en torno a un pasado común, misión o proyecto, y se materializa en la familia, en instituciones públicas o privadas de todo tipo.
Hay en las instituciones públicas símbolos que expresan los ideales que se comparten, como la bandera. Los miembros de algunos grupos religiosos civiles e incluso militares, piden la bendición de sus respectivas banderas. Esta práctica puede admitirse e incluso recomendarse mientras el deseo de esta bendición incluya aspectos o matices poco afines al Evangelio.

1112. [Ministros] Este rito puede emplearlo el sacerdote diácono, los cuales, respetando la estructura del rito y sus elementos principales, pueden siempre adaptar algunas de sus partes para que la celebración se acomode mejor a las circunstancias del lugar y de las personas.

1113. [Destinatarios] La bendición que aquí se propone tiene presente a las personas que conforman una determinada comunidad. Por eso es conveniente que en la celebración estén presentes todos o sus representantes

Rito de bendición

1114. [Instrucciones] El rito presenta los elementos necesarios cuando se bendice la bandera nacional, pero también hay variantes para cuando se bendice una bandera diferente de la nacional. Obsérvense los textos con cuidado y escójase lo que parece más conveniente en cada caso.

Ritos iniciales

1115. [Cántico inicial] Reunidas las personas en el lugar de la celebración, puede entonarse un canto adecuado. Terminado el canto el celebrante dice: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Todos los presentes se signan [hacen la señal de la Cruz] y responden “Amen”.

1116. [Saludo] Luego el celebrante saluda diciendo: Dios, fuente de paz y de la justicia, esté con todos ustedes”. Los fieles responden: Y con tu espíritu”.

1117. [Exhortación inicial] El celebrante dispone a los presentes para recibir la bendición con estas palabras u otras semejantes:

- Si se bendice una bandera nacional:
“Dios llama a los hombres a convivir, y esta convivencia es la comunión de ideales, costumbres y esperanzas. Surge así la comunidad, que adquiere un valor destacado cuando se configura como una nación. Hoy queremos alabar y dar gracias a Dios por el don de la Patria y queremos pedirla su bendición sobre ella. Por eso bendeciremos esta bandera que la representa y ante la manifestamos nuestro respeto y compromiso como ciudadanos de esta nación”.

- Si se bendice una bandera de carácter religioso o civil:
Nuestra institución (N.), tiene su bandera y se alegra de ostentarla porque ella representa los ideales que inspiraron su fundación, y, de algún modo, la meta alta a las que aspiramos. Hoy queremos alabar y dar gracias a Dios porque llama a los hombres a convivir, y nos da la posibilidad de compartir los valores que nos unen. Por eso pedimos su bendición sobre esta bandera que nos presentan, y que siempre nos recordará nuestra pertenencia y despertará el cariño hacia esta institución”.

Lectura de la Palabra

1118. Luego uno de los presentes o el mismo celebrante lee el siguiente texto u otro adecuado de la Sagrada Escritura: Números: 21, 6-0; Moisés intercedió por el pueblo. Otros textos posibles: Isaías: 1,1; o bien: Isaías: 11, 1-10.

“Lectura del libro de los Números:
En el desierto, el Señor envió contra el pueblo israelita unas serpientes abrasadoras, que mordieron a la gente, y así murieron muchos.
El pueblo acudió a Moisés y la dijo: ‘Hemos pecado hablando contra el señor y contra ti. Intercede delante del Señor, para que aleje de nosotros esas serpientes’.
Moisés, intercedió por el pueblo, y el Señor le dijo: ‘Fabrica una serpiente abrasadora y colocándola sobre un asta. Y todo el que haya sido mordido, al mirarla, quedará curado.
Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta. Y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba hacia la serpiente de bronce y quedaba curado.
Palabra de Dios”.

1119. [Segunda exhortación] El celebrante, según las circunstancias, exhorta brevemente a los presentes explicándoles la lectura bíblica, para que perciban por la fe el significado de la celebración.

Preces [Peticiones]

1120. [Instrucción] Sigue la plegaria común con las preces que aquí se proponen con otras que puedan parecer más adecuadas con las circunstancias y el momento.
Las siguientes preces se dicen, si la bandera que se bendecirá, es la bandera nacional.

Celebrante: “Puesto que Dios nos regala la paz si cumplimos sus mandamientos, pidámosle que nos haga capaces de distinguir y practicar todo lo que es verdadero y justo diciéndole:
- Tu que hiciste de la Iglesia un pueblo santo en medio de los demás pueblos, haz que asumamos el compromiso de vivir en comunidad con las demás personas que habitan esta tierra”. Responde el pueblo. “Señor, danos tu paz.
- Tu que pides que nos amemos como hermanos, haz que supremos los individualismos y construyamos el bien común”. R.Señor, danos tu paz.
- Tu que todo lo creaste para nuestro bien, continúa bendiciendo nuestra patria para que, con el compromiso de todos los que la formamos, siga creciendo en paz y prosperidad. R.Señor, danos tu paz.
- Tu que quisiste habitar que nuestra tierra y ser parte de los que vivían en Nazaret, haz que nuestra patria este siempre dispuesta a recibir a los inmigrantes y a servirlos en sus necesidades”. R.Señor, danos tu paz”.

Las siguientes preces se realizan cuando se bendice la bandera de una institución religiosa o civil:

Celebrante:Sabemos que el Señor nos escucha si le pedimos con fe, Recemos entonces, respondiendo a cada intención:
- Para que la Iglesia honre debidamente a Dios y sirva al pueblo cristiano con fidelidad”. Responde el pueblo: “Escúchanos, Señor.
- Para que las autoridades de nuestra institución (N.) busquen el bien común de todos los integrantes y trabajen por él”. R.: “Escúchanos, Señor.
- Para todos los que pertenecemos a esta institución fortalezcamos nuestro sentido de pertenencia y aportemos lo mejor de nosotros mismos”. R.: “Escúchanos, Señor.
- Para que los pobres, débiles y sufrientes encuentren al Señor en sus necesidades y crezca la solidaridad entre todos los que integran la sociedad”. R.: “Escúchanos, Señor.
- Para que podamos trabajar y desarrollarnos en nuestra tierra, con alegría y en paz”. R: “Escúchanos, Señor”.

1121. [Oración] El ministro invita a rezar la oración del Señor, con las siguientes palabras u otras semejantes: “Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir: “Padre nuestro …” [los fieles acompañan recitando esta oración]


1122. El celebrante dice la oración de bendición más adecuada las siguientes circunstancias [la bandera a bendecir se posiciona en la cuja; al igual que las otras enseñas presentes]:

           a) Para una bandera nacional:[Se entiende que también se aplica para una de carácter provincial; municipal; comumal o militar]

“Señor Dios, Padre todopoderoso, fuente de toda verdad y de todo bien, bendice (el sacerdote hace la señal de la Cruz sobre ella) esta Bandera Nacional que recuerda nuestro deber de honrar la tierra que nos diste, y de servir al bien común de la familia humana que la habita; ayúdanos a ser artífices de paz para vencer en solidaridad y compromiso con nuestros hermanos, sobre todo, con los que más sufren, para caminar unidos hasta el encuentro contigo en la Patria celestial. Por Jesucristo, nuestro señor”.
Los fieles responden: “Amén”.

1123. b) Para una bandera de carácter religioso:

“Dios Padre todopoderoso, que, con la sangre preciosa de tu Hijo, consagraste el estandarte santo de la cruz y quisiste que el árbol santo fuera para los fieles el signo de salvación, bendice esta bandera (el sacerdote hace la señal de la Cruz sobre ella), que hoy te presentan tus hijos, y concédeles que guiados por ella, puedan avanzar por los caminos del Evangelio y ser para sus hermanos ejemplo de justicia, fraternidad y amor. Por Jesucristo, nuestro Señor”. Los fieles responden: “Amén”.

1124. c) Para una bandera de carácter civil:

“Dios, todopoderoso y eterno, que has hecho de todas las naciones un solo pueblo consagrado a ti, bendice esta bandera (el sacerdote hace la señal de la Cruz sobre ella), para que, bajo tu protección, obtengan con abundancia el logro de sus ideales y progresen, también, en el amor y comprensión hacia todos los hombres. Por Jesucristo, nuestro Señor”. Los fieles responden: “Amén”.

[Aspersión] Acabada la oración, el sacerdote rocía con agua bendita a los presentes, mientras que se puede guardar un momento de silencio o entonar un cántico adecuado. También suele rociarse la bandera bendecida [Lo que de hecho, es la práctica habitual]

[Bendición final] El celebrante concluye el rito, diciendo: “La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y espíritu Santo, descienda sobre ustedes y permanezca para siempre” . Los fieles responden: “Amén”. [Con lo que se desciende la bandera hasta la posición de descanso; posteriormente se la retira, acompañada de las otras que hubieran participado. Al respecto existen diversas tradiciones: algunas lo hacen con la enseña recién bendecida, marchando en la cuja, particularmente las militares; mientras que otras, desfilan en la posición de al hombro]

1127. [Cántico final] Si parece oportuno puede concluirse con un canto adecuado.

Nota: se agradece al presbítero Luis Boccia, de la parroquia Santa Rosa de Lima (Rosario) que facilitó el material trascripto.