domingo, 19 de julio de 2015

La bandera de beneficencia "Aliados de Rosario"

La bandera de beneficencia  "Aliados de Rosario"

Serie: Banderas con historia

La bandera de caridad compuesta en la ciudad de Rosario
Imagen tomada del libro “Flag” (Dorling Kindersley; Londres- 1989)

Por Miguel Carrillo Bascary

La serie de post identificados con esta denominación reseñarán diversas piezas vexilológicas que merecen ser destacadas por sus especiales características.

Cuando se declaró al Primera Guerra Mundial (1914 /1918) el 46% de la población de Rosario era inmigrante. Muchos de los miembros de las colectividades extranjeras fueron convocados a filas en sus países de origen y otros tantos se enrolaron voluntariamente.
También hubo otros argentinos que participaron en la guerra, como los médicos Enrique Finocchietto; Enrique Beretervide y Pedro Chutro que tuvieron señalado desempeño. Más aún, en París llegó a establecerse el “Hospital Argentino” que atendió a los heridos del frente de batalla hasta 1919. Varios navíos argentinos resultaron hundidos o se reportaron desaparecidos; ellos fueron: “Bahía Blanca”; “Toro”; “Ministro Yriondo”; “Monte Protegido”; Curamalal” y el “Argos”. El sistema económico nacional sufrió importante impacto a consecuencia de la conflagración. Lo cierto es que la Gran Guerra extendió sus angustias y zozobras hasta la sociedad argentina.

A fines del siglo XIX y comienzos del XX la ciudad de Rosario se transformó en un núcleo ferroviario de importancia. La radicación de inmigrantes de origen británico comenzó a gestarse en la década de 1860. De entonces data el establecimiento de la iglesia anglicana de Rosario (Paraguay 482) y del colegio “San Bartolomé”.
El templo comenzó a construirse en 1875 y se consagró cuatro años más tarde. Posee neto estilo inglés, con sus paredes de ladrillos rojos y techo de pizarra. Con el tiempo sumó el colegio que luego se trasladaría sucesivamente hasta su emplazamiento actual en calle Tucumán al 1200. Del colegio derivó el Club “Old Resian” que tiene sus campos de deportes en el barrio de Fisherton. Estas instituciones fueron el centro de la colectividad británica en la región y aún prestan señalados servicios.

Aspecto que presenta la fachada de la Iglesia Anglicana de Rosario en la actualidad

La importante colectividad británica de Rosario contribuyó de diversas formas al esfuerzo bélico y durante los cuatro años de la guerra se organizaban periódicas kermeses; tés; obras teatrales; rifas y otras actividades. De estos menesteres también formaron parte argentinos que de una u otra forma contribuyeron con su concurso.

La creatividad adquirió caracteres vexilológicos, cuando se dispuso elaborar una “charitable flag”, esto es una “bandera de caridad” (literalmente). Consistió en elaborar una bandera donde se bordaron los nombres de aquellos que contribuían con alguna suma de dinero que se remitía a Europa para atender solidariamente a los excombatientes y a sus familiares. La pieza fue una gran bandera argentina de ceremonias que se muestra en imagen, particularizada con las leyendas “Aliados y Aliadófilos – Rosario. Rep. Argentina”. Tuvo a su cargo los bordados la señora Mary Mendel. Fueron 750 las personas que contribuyeron, cuyos nombres se bordaron en forma radial, tomando al Sol como centro.

La pieza acompañó la donación y hoy se preserva en el Museo Imperial de la Guerra (Reino Unido) como silente testimonio de la ayuda prestada en tan dramáticas circunstancias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario