miércoles, 18 de septiembre de 2019

Banderas de la Reconquista (Bs. Aires)

Nuestra Señora del Rosario y sus banderas

Nuestra Señora del Rosario, de la Reconquista y de la Defensa

Por Miguel Carrillo Bascary

Es antiquísima la devoción popular por la advocación mariana de Nuestra Señora del Rosario, patrona de España y de las Indias; de la que fue tan devoto el general Manuel Belgrano. A su vez, numerosas entidades políticas; religiosas y civiles le reconocen su patronazgo.

Durante la Primera Invasión Inglesa al Río de la Plata (1806), Santiago de Liniers, líder de la resistencia y factótum de la derrota británica hizo voto a esta Virgen en procura del éxito de su campaña. El comandante Beresford se rindió ante Liniers el 12 de agosto de 1806 y doce días más tarde, el vencedor ofrendó a Ntra. Señora del Rosario las banderas conquistadas a los invasores, varias de ellas todavía pueden verse en el camarín que le está dedicado en el templo anexo al Convento Dominico dedicado a esa advocación; en esquina formada por la avenida Belgrano y la calle Defensa, ciudad de Bs. Aires.

La primera torre, bajo la campana se observan los "impactos"

Desde entonces se reconoció a la imagen que venerada como “Nuestra Señora del Rosario y de la Reconquista y la Defensa” y mereció el tributo de sus fieles, particularmente en ocasión de su fiesta, el 7 de octubre. La histórica imagen fue construida en Perú y tras permanecer un tiempo en la Catedral porteña se la entronizó en el templo dominico en 1586. En 1922 se la coronó solemnemente. Sin embargo, le aguardaba una amarga vicisitud.

El altar del Camarín, los pórticos laterales llevan a las banderas

Ingreso a la galería donde se exhiben las banderas

El objetivo de la entrada de hoy es triple:

1) El primer propósito es brindar noticia sobre el histórico templo, para circunstanciar el lugar donde se reservan las históricas banderas

Pertenece a la Orden de Santo Domingo Guzmán, una de las más antiguas de la Iglesia Católica. Los primeros frailes llegaron a Buenos Aires en 1600 y a poco comenzó la construcción del convento. La Orden desarrolló ingente actividad hasta que en 1822 fue disuelta por la reforma orientada por Rivadavia; quien instaló en el convento el primer Museo de Ciencias Naturales, el Observatorio Astronómico. La Orden retomó su presencia en el lugar en 1835, durante la gobernación de Rosas.

La piedra fundamental del templo se colocó en 1750 y la construcción se prolongó hasta 1779. Primeramente, se construyó la torre derecha, la misma que soportó la metralla durante la lucha en las Invasiones Inglesas, pocas décadas más tarde, los fragmentos originales de los proyectiles fueron sustituidos por símiles en madera, para evitar su desprendimiento. La segunda se agregó hacia 1849.

Los padres del general Manuel Belgrano fueron terciarios dominicos y él mismo dejó expresado en su testamento el deseo de ser enterrado en el lugar. Así se hizo, en su atrio, bajo una humilde lápida grabada tomada de una cómoda familiar, hasta que en 1903 se erigió el mausoleo que guarda las cenizas del prócer, el que destaca en toda su magnitud. Otras modestas lápidas señalan el lugar en que se inhumó a su madre y a su padre.

El mausoleo de Belgrano, a poco de su inauguración

Testimonio de la inhumación de los padres de Belgrano 
(escalinata que lleva al presbiterio, lado derecho)

También se encuentran en la parte trasera del Camarín las tumbas de Martín de Alzaga, alcalde de Bs. Aires, héroe de la Reconquista y ajusticiado luego por su fidelidad al rey y los generales de la Independencia: Antonio González Balcarce y José Matías Zapiola

Conocido es que, en el año 1955, en el marco de la persecución que sufría la Iglesia, se generó un agresivo clima que culminó en la noche del 16 de junio cuando fueron deliberadamente incendiados doce templos en la ciudad de Bs. Aires entre los que se encontraba, precisamente, el de Nuestra Señora del Rosario.

No es nuestro propósito referirnos a tan dramáticos momentos de nuestra historia reciente. Terribles circunstancias que parecen haberse borrado de la memoria social. Quizás sea mejor así. De todas maneras, en Internet hay numerosos testimonios, de variopintas características, los interesados pueden recurrir a estas fuentes.

Según referencias de la época los daños experimentados en 1955 fueron cuantiosos ya que las puertas se clausuraron para que las llamas no pudieran ser combatidas; sus murales; mosaicos venecianos; frescos y cielos rasos quedaron devorados por las llamas.

Sector central de la nave donde se hallaba el Altar Mayor

Se destruyeron totalmente los altares dedicados Santo Tomás de Aquino, San Vicente Ferrer; el del Cristo del Buen Viaje; y el retablo del Altar Mayor; el gran órgano de tubos; los confesionarios; la sillería colonial y los bancos. Otros altares y numerosas imágenes experimentaron gravísimos daños.

El Cristo del Buen Viaje, mutilado y quemado

Una pérdida invaluable fue el gran cuadro de los Santos Fundadores, pintado en 1762, que conservaba las perforaciones causadas por las balas que impactaron en él durante la lucha en las Invasiones Inglesas.

Se profanaron los sagrarios; desaparecieron vasos sagrados; candelabros y otros objetos de culto; las alcancías fueron violadas y las urnas que contenía restos de personas ilustres fueron abiertas.

Algunos de los sacrílegos

Los daños y saqueos se extendieron a la sacristía y al claustro, incluso a la sede del Instituto Nacional Belgraniano instalada en una dependencia lateral, que también quedó arrasada; la mayor parte de la documentación histórica se perdió.

La sede del Instituto Belgraniano, devastada

2) Reseñar las banderas ofrendadas a la Virgen

Los trofeos de la Reconquista (un par de banderas del Regimiento 71 –regimental colors-; un guión de la misma unidad; una de la Infantería de Marina y la última, que es una Union Flag, atribuida a la fragata Justine o al cuartel de El Retiro, lo que se discute) a los que se sumaron luego dos estandartes de la caballería realista, conquistados por Belgrano y ofrendados a la Virgen del Rosario.

La Unión Flag de cuestionado origen

Regimental Colors del 71, Primer Batallón

Guion del 71

Regimental Colors del 71, 2do. Batallón
  
Enseña del Batallón de Infantería de Marina


Los estandartes remitidos por el general Belgrano

 Todos ellos fueron retirados en confusas circunstancias previas al incendio y llevadas al Departamento Central de Policía Federal; más tarde se remitieron al Museo Histórico Nacional, pese a la protesta de la Orden Dominica que exigía se devolvieran a su poder. Ya reconstruido el templo de Santo Domingo, en 1956, fueron restituidas al camarín de Nuestra Señora del Rosario, en una ceremonia impactante por su alta emotividad.

Cuando una donación particular permitió construir el Camarín de la Virgen, hacia 1922, las banderas fueron colocadas en sendas, pero uniformemente pequeñas, urnas vidriadas en los laterales del recinto, de allí fueron tomadas en 1955 y más tarde se las acomodó desplegadas, en grandes marcos. Cuando se restituyeron al templo aparentemente se prefirió mantenerlas tal como estaban para evitar un mayor deterioro y se ubicaron en la galería que abraza el altar del Camarín, por lo que la visión de las piezas es poco lucida y, ciertamente dificultosa.

Sillares del coro en el Camarín, donde hoy vemos imágenes se las Sagradas Escritura estuvieron originalmente las banderas dedicadas a la Virgen María

Hoy estas banderas pueden observarse como un silente homenaje a la decisión de un pueblo que superó sus divergencias internas para enfrentar a un poder extraño. Todo un símbolo.

Apuntamos aquí que exhibir tan antiguas piezas en forma vertical no es lo adecuado para la integridad de los textiles, por las tensiones que genera la posición a su trama. Afortunadamente, la relativamente baja temperatura ambiente y la falta de luz directa sobre las piezas son factores positivos para su conservación.

3) Finalmente, se quiso testimoniar de qué manera las llamas preservaron la integridad de una lámina mariana sometida a la vorágine ígnea.

Es la que preside estos comentarios, la que se preservó por encontrarse comprimida por otros papeles, de manera que el fuego carcomió su perímetro, sin poder abrirse paso para consumir el centro. Así, quemada en sus laterales fue rescatada de los restos del incendio por Manuel Belgrano Ledesma, descendiente del prócer en cuarta generación. Hoy se exhibe enmarcada en la forma que la vemos, colocada en la sede de una institución nacional. En un ángulo, vemos el escudo de la Orden Dominica.

Esta imagen, es perenne recordatorio de las pasiones políticas. Aún en su condición actual su presencia testimonial nos interpela a todos los argentinos.


11 comentarios:

  1. Ante todo permítame felicitarlo por la magnific obra de investigación y difusión que realiza. Quisiera hacer un comentario sobre las banderas del 71st. Las dos banderas pertenecen al mismo batallón ya que por entonces y durante las guerras napoleónicas los batallones ingleses portaban dos: la bandera del Rey, que es la que está identificada como Regimental Colours 1st Bn y debería decir King´s colours y la bandera regimental que es la de color ante (buff) que debería decir solo Regimental Colours.
    Un cordial saludo www.juegosdehistoria.blogspot.com https://www.facebook.com/groups/SociedaddeHistoriaMilitar/

    ResponderEliminar
  2. ¿Cristo Vence bombardeando civiles inocentes? La "Iglesia" no sufría "persecusión". Algunos clérigos conspiraban contra un gobierno legítimo, lo cual es diferente. El fariseísmo nunca dejará de mentir sobre aquellos acontecimientos.

    ResponderEliminar
  3. Es tu opinión estimado/a ¿? "r", que cabe respetar como espero que vos respetes la mía

    ResponderEliminar
  4. Estimado Miguel,excelente aporte si me permite solo agregaría que el Regimiento 71 highlanders desde aquella derrota desfila con astas y sin sus estandartes en ellas, porque se considera un deshonor perder sus símbolos en batalla, solo de debe recuperar en combate.
    Al desfilar ante la reina agachan la cabeza en señal de vergüenza. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pewrdon, Daniel. Esto no pasa de ser una leyenda. El 71 recibió nuevas banderas en 1809, banderas que usaron en la campaña de la Peninsula y en Waterloo.

      Eliminar
    2. Es como dice Guillermo, Daniel, una interesante leyenda, de las tantas que acumulan las circunstancias históricas

      Eliminar
  5. La bandera atribuída al "Justine" en realidad es un "jack" o bandera de proa, distintivo de pertenencia a la Royal Navy, utilizado como bandera nacional. Los buques ingleses usaban en esa épooca banderas con el canton con la "Union Jack" i colores distintivos de pertenencia a las tres divisiones de la Marina (segun la antigüedad del jefe:con fondo rojo, azul o blanco. La bandera "RMB" es una "Red ensign" a la que agregaron extraoficialmente las letras, ya que los Marines no llevaban sus banderas a bordo. Lo mismo pasa con la de las calaveras, emblema "extraoficial" de la Compañia de Marineros (no perteneció ni al "Sta Helena" ni al 95, que combatió solo en 1807).

    ResponderEliminar
  6. De los dos estandartes donados por Belgrano, uno ostenta las armas de Potosí (la montaña coronada por el aguila) y la segunda (la que ostenta el Escudo Real (en una de sus mejores representaciones) tiene un parche con la sigla MLs. VolS: (Milicias Voluntarias)

    ResponderEliminar
  7. Perdon, "Unknown" soy yo, Guillermo Brocchini. Asi me sale en la PC y no vi a tiempo para arreglarlo.

    ResponderEliminar