sábado, 28 de octubre de 2017

Bandera belgraniana en el Monumento

La enseña de Curuzú Cuatiá en el Monumento a la Bandera nacional



La histórica bandera ondea en el Monumento (12 de noviembre, 2012)

Por Miguel Carrillo Bascary

Preparativos

El bicentenario de la creación de la Bandera nacional argentina dio lugar a numerosas actividades por las que se procuró resaltar el inmenso significado de la fecha. Por lógica tuvieron epicentro en la ciudad de Rosario, cuya Municipalidad actuó como anfitriona.

La vinculación entre el doctor Horacio Rodríguez, impulsor de la ordenanza que oficializó esta bandera como emblema de Curuzú, y quién esto escribe que por entonces detentaba la dirección del Monumento Nacional a la Bandera, alentó al primero a interesar a las autoridades de Curuzú Cuatiá para hermanar en el afecto ambas ciudades, privilegiadas en común por las respectivas decisiones del general Belgrano que motivaron la creación del pabellón argentino y el que utilizó la Expedición al Paraguay.

En consecuencia, el mes de mayo de 2012 el intendente curuceño, Ernesto Gabriel Domínguez se entrevistó con su par, la doctora Mónica Fein, y delineado el proyecto. Se estableció un canal oficial entre las intendencias de ambas ciudades y se consensuó un emotivo programa previsto para el mes de noviembre del año 2012. En Curuzú se formó una comisión ad-hoc, con participación de autoridades municipales; agrupaciones tradicionalistas; el Ejército Argentino y otras fuerzas vivas. Con toda justicia se designó como su presidente al doctor Rodríguez, titular de la “Asociación Belgraniana”.

Curuzú se movilizó en forma significativa para resaltar el protagonismo popular en la gesta belgraniana y se acordó que una docena de tradicionalistas curuceños unieran ambas localidades a lomo de caballo llevando una réplica de la bandera de Curuzú. Al llegar a Rosario sería depositada en la “Galería de Honor de las Banderas de América”. La idea fue presentada en forma oficial, bajo el declarado auspicio de la Intendencia curuceña, que desde el primer momento alentó el proyecto. La adhesión popular a la iniciativa fue inmediata.

La peregrinación patriótica partió desde la Intendencia de Curuzú, donde su titular Ernesto Gabriel Domínguez, entregó a los gauchos el cofre mandado a construir por la Municipalidad para contener el paño lo que permitiría que fuera apreciado por los visitantes al Monumento.

El intendente estuvo acompañado por el doctor Rodríguez, otras autoridades y numeroso público. La banda de música “Fuerte Sancti Spiritu” del Batallón de Comunicaciones 121 (Ejército Argentino) con asiento en Mercedes solemnizó el acontecimiento interpretando el Himno nacional.

Nota: este Batallón fue creado en 1964 y se le fijó asiento en Rosario; su excelente banda militar durante más de cuarenta años acompañó las conmemoraciones que tuvieron lugar en el Monumento Nacional a la Bandera y también actuaba en toda la jurisdicción del II Cuerpo de Ejército (Litoral argentino). En el año 2006 se dispuso el traslado de la unidad a la ciudad de Mercedes (Corrientes)

En declaraciones al “Diario” de Curuzú, el doctor Horacio Rodríguez manifestó sobre el traslado de este lábaro a Rosario: “Es una presencia importantísima, no por ser la primera ciudad argentina que tuvo bandera propia sino porque esa bandera la creó Belgrano acá y es la hermana mayor de la azul-celeste y blanca”,

El desplazamiento de la columna gaucha comenzó el 2 de noviembre; se concretó por rutas de Corrientes y de Entre Ríos y fue seguido con singular interés por las poblaciones que debieron cruzar hasta llegar a Rosario, vía el puente que la vincula a Victoria. El Ejército Argentino tuvo un silencioso pero fundamental rol en toda la logística.

Fotografía tomada del periódico “El Libertador”

Ceremonia de entronización

El día 12 de noviembre de 2012 fue un día muy especial, en la víspera había llegado la columna tradicionalista, presidida por su titular Lucio Aspizú. La actividad oficial comenzó a las 8 horas al pie del Mástil Mayor cuando el director del Monumento recibió a la delegación de Curuzú Cuatiá presidida por su jefe comunal.

A los pocos minutos se hizo presente la intendenta municipal de Rosario, doctora Mónica Fein quién saludó a los visitantes. Instantes después se izó la Bandera nacional. Autoridades locales y miembros de diversas instituciones civiles de la ciudad participaron de la actividad. También lo hizo un nutrido número de curuceños llegados desde su ciudad y otros, radicados en esta. Seguidamente todos se dirigieron al Patio Cívico del Monumento donde el intendente Rodríguez izó la bandera de Curuzú y de la fuerza expedicionaria de Belgrano en el mástil que escolta a la enseña nacional.

Instantes previos al izamiento

Posteriormente se desplazaron a la “Galería de Honor de las Banderas de América”; donde en una sencilla pero emotiva ceremonia el doctor Domínguez entregó a la doctora Fein el cofre que contenía la réplica de la enseña belgraniana.

La intendenta Fein recibe la bandera de su par curuceño

Ambos mandatarios destacaron la ocasión como una sentida oportunidad que hermana a los rosarinos y curuceños en las predilecciones del general Belgrano, así como el patriotismo que alentó a sus respectivos antepasados. La firma de un acta formalizó la donación; mientras que el doctor Rodríguez una copia de la documentación relativa a la enseña para ser guardada en el archivo del Monumento. Terminado el encuentro protocolar los visitantes fueron acompañados por el director del Monumento en una visita especial a sus instalaciones.

Cabe señalar que el cofre de referencia fue construido en Curuzú por artesanos locales que emplearon maderas propias de la zona. Un conjunto de periodistas curuceños cubrió la actividad.

El intendente de Curuzú, doctor Ernesto Rodríguez y parte de la delegación curuceña

Su exhibición

Días más tarde de lo relatado se colocó el cofre con la bandera en un espacio de la “Galería de Honor” donde permaneció evidenciando su carácter testimonial de la epopeya belgraniana y de los vínculos entre Rosario y Curuzú.

Luego de algunos años, un nuevo responsable del Monumento dispuso que la enseña curuceña fuera quitada de la vista de los visitantes; una decisión que cuestioné inútilmente. Hoy, bajo otra gestión, sería justo se la restableciera en el lugar que merece; lo que debería ocurrir cuando se termine la restauración del memorial que está en pleno curso.

Nota: Una cobertura del acto consta en la página oficial de la ciudad de Curuzú de donde nos permitimos tomar la mayoría de las fotos que ilustran este post: http://www.curuzu.gov.ar/index.php?option=com_k2&view=item&id=377:la-bandera-curuzucuate%C3%B1a-flamea-en-rosario&Itemid=146

Varios tradicionalistas de Curuzú en la Galería de las Banderas

El presente es un nuevo aporte del Programa Rosario, cuna de la Bandera y ciudad de la inclusión (Secretaría de Gobierno – Municipalidad de Rosario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario