martes, 25 de octubre de 2016

Banderas entre las dunas

Por Miguel Carrillo Bascary

 

Las banderas no solamente indican la identidad de un ente político o de una institución; hay algunas que tienen una función muy precisa; indicar el desplazamiento por las dunas de vehículos 4 x 4; areneros o buggys. Se trata de banderas o banderines de regular formato, de colores llamativos y, por lo general, sin cargas adicionales.


Podemos caracterizar a este tipo de vexiloide como una “señal de presencia de un vehículo”. Con su empleo se incrementa la seguridad general ya que permite visibilizar a un rodado que encare el ascenso a gran velocidad ya que la cima de la duna no permite advertir si al otro lado hay un vehículo. Cumple similar función como advertencia para los caminantes.


Estas señales en forma de bandera deberían ser de uso obligatorio en todo vehículo que circula por las dunas; ya sea de empleo civil como de competición. Son numerosos los accidentes que se producen por falta de visibilidad. El famoso Rally Dakar ha dejado un luctuoso saldo por sorpresivos impactos entre coches y/o motos durante esta carrera. Muchas veces el encuentro se concreta entre vehículos en marcha; en otras, un automotor detenido es embestido por un competidor que no pudo verlo a tiempo.

 


Las banderas se colocan sobre un elemento flexible que hace de “mástil” y se lo fija en alguna parte del vehículo. Si se concreta a la altura del paragolpe delantero otorga la mejor visibilidad, pues la trompa es la primera sección que asciende la duna, que en algunas ocasiones puede tener más de una decena de metros.


Un factor adicional para la seguridad es colocar dos banderas.

 

Como también es común que estos vehículos se utilicen en horas nocturnas, últimamente se han difundido mástiles luminosos que compensan con ventaja la falta de visibilidad de las banderas en la penumbra.




No hay comentarios:

Publicar un comentario