martes, 23 de febrero de 2016

Bandera nacional del Canadá

Una hoja de arce por bandera

Referencias históricas


Por Miguel Carrillo Bascary

El reciente nuevo aniversario del primer izamiento oficial de la actual bandera del Canadá (15 de febrero de 1965) es suficiente motivo para saludar a los amigos canadienses que siguen este blog y de retribuirles por su fidelidad a esta página, acompañándolos en esta emotiva fecha. Por alguna razón inexpresada, desde niño tengo una gran simpatía por el Canadá; esta conmemoración es la excusa para manifestarla.

La bandera del Canadá tiene los colores rojo y blanco que el rey Jorge V proclamó como oficiales del país en 1921. Convencionalmente se dice que el primero se identifica con la “cruz de San Jorge” que carga la bandera de Inglaterra desde la época medieval; mientras que el blanco nos remite al color dinástico de los Borbones, reyes de Francia. Esto evidencia la doble herencia cultural e histórica que hacen a la identidad del pueblo canadiense; no olvidemos la compleja historia de su formación binacional. Sin embargo, no podemos olvidar que la primitiva bandera inglesa porta ambos colores y que ella fue una de las que identificó a Juan Caboto en la expedición que descubrió Norteamérica que fue patrocinada por el rey anglo Enrique VI:

Podemos afirmar que su diseño es obra conjunta del coronel George Francis Gillman Stanley (Calgary, Alberta; 1907 - 2002), educador e historiador y de John Ross Matheson (Arundell, Quebec; 1917- 2013); abogado y político. Ambos fueron miembros del comité oficial constituido para definir la nueva bandera. Se basaron en el diseño de la insignia del “Royal Military College” (RMC) en Kingston, Ontario; establecimiento educativo del que Matheson fue decano. Aquí la vemos:

Sin embargo, a quien se reconoce como verdadero “padre de la bandera” es a Lester Bowles Pearson (1897 – 1972), médico, diplomático y primer ministro canadiense entre 1963 y 1968; quien desde su postulación impulsó la adopción de una nueva enseña para su país.
Quién afinó el diseñó de la hoja de arce fue Jacques Saint-Cyr (Batiscan, Quebec 1921) agente de la “Canadian Government Exhibition Comission”; de quién se dice que era un decidido nacionalista quebecuano.
La hoja de arce (maple) es una bella referencia a los bosques que caracterizan al Canadá; al avanzar el otoño su intenso verdor se transmuta en diversas tonalidades rojizas hasta llegar a un subido color sangre para después desprenderse de la rama y caer formando una espesa alfombra vegetal. Desde comienzos del siglo XVIII se empleó como referencia a su territorio.

        El himno canadiense “La hoja de arce para siempre” se compuso en 1867. Se incorporó al escudo de Ontario y Quebec en 1868; más tarde, en 1921 al escudo nacional. Desde 1860 la adoptaron las unidades militares canadienses y también se grabó en las monedas desde mediados del siglo XIX. Como emblema deportivo identificó a Canadá desde el año 1900. Su uso oficial fue autorizado por una orden real en 1945.
        En 1946 se promovió como nueva bandera la clásica insignia roja británica con una hoja de arce distintiva; fue a consecuencias de una compulsa popular que reunió más de 2900 propuestas. Sin embargo la iniciativa no se oficializó.
La historia de la “bandera de la hoja de Maple” es apasionante para los amantes de la Vexilología. Son muy interesantes los estudios publicados en Internet sobre ella. Hoy les aporto algunos, para que puedan solazarse con su lectura:
 Les agrego una excelente imagen que reúne varias propuestas para el rediseño de la bandera del Canadá que levanté en Pinterest: https://es.pinterest.com/pin/555772410239863199/


En el Monumento Nacional a la Bandera (Argentina), sito en Rosario, la enseña del Canadá se exhibe junto a todas las divisas del continente, como se observa en la siguiente fotografía. Allí puede verse acompañada del escudo y la letra del himno del Canadá; una reproducción cerámica de la hoja de arce. Es común que los turistas canadienses que visitan el lugar se fotografíen frente a la vitrina que guarda sus símbolos nacionales.

Como en todo concurso para el diseño de banderas hay propuestas sumamente interesantes, como las vistas pero también aparecen algunas que son poco serias. ¡Siempre hay chistosos que no entienden lo valiosa que es la oportunidad de participar en algo tan hermoso como es el diseño de una bandera!

Sin embargo, a más de cincuenta años del concurso canadiense una de estas propuestas evidencia de cómo estábamos entrando por entonces en la cultura de la globalización. El diseño es característico de la época, decididamente influenciada por una gira que un conjunto musical inglés había realizado poco antes por el Canadá y por esto la destaco. 

Considero que los cuatro rostros no necesitan que se aclaren a quienes pertenecen ¿O sí?


No hay comentarios:

Publicar un comentario